PandaLabs detecta varios troyanos que utilizan una nueva forma de ataques con rootkits

PandaLabs, el laboratorio de detección y análisis de malware de Panda Security, ha detectado la aparición de troyanos que incluyen rootkits (MBRtool.A, MBRtool.B, MBRtool.C, etc.) diseñados para suplantar el master boot record (MBR), el primer sector o sector cero del disco duro, por uno propio. Esto supone una auténtica novedad en la utilización de rootkits, ya que hacen aún más difícil la detección de los códigos maliciosos a los que van asociados.

“Este sistema de ataque hace que sea prácticamente imposible detectar el rootkit y los códigos maliciosos a los que oculta una vez que se han instalado en el equipo, utilizando soluciones de seguridad tradicionales”, afirma Luis Corrons, Director Técnico de PandaLabs, que añade: “las única defensa sería detectar la presencia de estos rootkits antes de que entren en el ordenador. Además, y en previsión de códigos maliciosos desconocidos similares que puedan aparecer, es necesario utilizar tecnologías proactivas capaces de detectar amenazas sin necesidad de conocerlas con anterioridad”.

El propósito de los rootkits en el campo de la ciber-delincuencia es ocultar la acción de los ejemplares de malware, dificultando así su detección. Hasta ahora, los rootkits se instalaban dentro de algún proceso del sistema, pero los nuevos ejemplares que PandaLabs ha localizado se instalan en una parte del disco duro que se activa antes que el propio sistema operativo.

Cuando uno de estos nuevos rootkits es ejecutado en un sistema, realiza una copia del MBR existente, al tiempo que modifica el original con instrucciones maliciosas. Con ello consigue que si se intenta acceder al MBR, en lugar de al falso, el rootkit lo redirigirá al verdadero, evitando que el usuario o las aplicaciones vean algo sospechoso.

Debido a estas modificaciones, cuando el usuario encienda el ordenador, se cargará el MBR modificado, antes de cargar el sistema operativo. En ese momento, el rootkit ejecutará el resto de su código con lo que conseguirá quedar totalmente oculto tanto él como los códigos maliciosos asociados al mismo.

Hasta ahora, los rootkits enmascaraban extensiones o procesos, pero estos nuevos ejemplares pueden engañar directamente al sistema. Su emplazamiento provoca que el usuario no observe ninguna anomalía en ningún proceso del sistema, puesto que el rootkit cargado en memoria estará vigilando todos los accesos al disco, para hacer invisible al sistema cualquier tipo de malware al que vaya sido asociado.

Los usuarios deben extremar las precauciones ante este nuevo tipo de amenaza. Por ello, es conveniente que no ejecuten ningún archivo de procedencia desconocida que les llegue por correo electrónico, mensajería instantánea u otros medios.