Promueve Panduit eliminar distancias, mediante Telepresencia

Más allá del apogeo que actualmente tenemos en la práctica de la videoconferencia, hoy en día la conjunción de las necesidades de comunicación y la tecnología disponible empujan la concreción de tendencias que hace apenas 5 o 10 años parecían mitos de la Internet.

A diferencia de la videoconferencia, cuyo punto nodal de fracaso fue la falta de un contacto visual y de la comunicación no verbal, la telepresencia tiene como objetivo conseguir una total inmersión de los usuarios dentro de conferencias de audio y video, de manera tal que más allá de una simple conversación ésta se convierta en una verdadera interacción, incluso con las mismas sensaciones y reacciones que en una reunión presencial.

A decir de Jorge de la Fuente, Gerente de Producto y Mercados Verticales para América Latina de Panduit, además de superar inconvenientes de la videoconferencia como las imágenes pequeñas, lentas y sin coordinación, la telepresencia aventaja también con el uso de nuevos dispositivos tecnológicos tales como monitores y cámaras de alta definición, sistemas de audio con supresión de ruidos y colocados especialmente para escuchar a las personas del lado que realmente están ubicadas.

Además de ello los arquitectos, constructores y decoradores del espacio deben crear una paradójica “simulación real” mediante la cual los espacios donde se encontrarán cada una de las personas deben compartir medidas, decorado y ubicación de los muebles y objetos, de manera tal que al mirar la pantalla la sensación sea la de estar viendo hacia el otro lado de una misma sala de juntas.

Otros de los requisitos tiene que ver directamente con la infraestructura de conectividad que soportará los sistemas de telepresencia, y de los cuales dependerá en gran medida la efectividad de ésta. “Se requiere de una velocidad mínima de 1 megabyte, mientras que la ideal es de 3 megabytes. Para un correcto funcionamiento, que arroje los beneficios esperados, es indispensable que este tipo de sistemas sean contemplados desde el anteproyecto de los edificios ya que se requiere de una tecnología oculta que evite distracciones en los usuarios”, afirma De la Fuente.

Como ha sucedido con otros fenómenos tecnológicos, conforme vaya siendo más común y por lo tanto accesible desde el punto de vista económico, la telepresencia irá ganando terreno en empresas prácticamente de todos los sectores productivos, impulsada principalmente por empresas diversificadas geográficamente, con un alto conocimiento tecnológico y por aquellas que invierten una alta cantidad de recursos en viajes de ejecutivos.