César Alierta: “nuestra meta es mantener el liderazgo de telefónica en el largo plazo”

· El presidente de Telefónica hizo balance de la gestión correspondiente a 2007 y subrayó que la capacidad de la Compañía para anticiparse a los cambios del sector le ha permitido transformarse y consolidar su perfil diferencial de liderazgo

· La Junta aprobó todos los acuerdos propuestos por el Consejo de Administración, entre ellos la amortización de 68,5 millones de acciones en autocartera

César Alierta, presidente de Telefónica, ha hecho balance en su discurso a los accionistas de la actividad de la Compañía en 2007 y ha destacado, como elemento diferencial clave de su actual posición de privilegio en el sector, su incuestionable liderazgo en términos de crecimiento orgánico, de eficiencia y de escala y diversidad. Esta circunstancia, fruto de la visión de Telefónica para transformarse y anticiparse a los cambios de la industria y de la efectividad en la ejecución, ha generado un grado de credibilidad en torno a la gestión de la Compañía que le ha permitido consolidar su liderazgo actual y comprometerse a mantenerlo en el largo plazo.

A cierre del pasado ejercicio, Telefónica marcó un nuevo récord histórico al presentar un beneficio neto de más de 8.900 millones de euros y situarse como la operadora integrada de telecomunicaciones con mayor beneficio a nivel mundial. Destaca, en este sentido, el crecimiento de todas las líneas de la cuenta de resultados, tanto por parte de Telefónica España como de Telefónica Europa y Telefónica Latinoamérica, que continúa siendo el principal motor de crecimiento del Grupo.

Así, y en palabras del presidente, “el cumplimiento reiterado de los compromisos de los mercados de capitales, año tras año, ha permitido que el liderazgo de nuestra compañía sea también sinónimo de credibilidad, un atributo que ha pasado a formar parte de nuestra cultura, lo que hace que los objetivos a largo plazo que comunicamos al mercado sean valorados de forma diferencial”.

En su discurso de la Junta General de Accionistas, César Alierta ha asegurado también que Telefónica está bien posicionada para capturar gran parte del crecimiento que generará el desarrollo de las telecomunicaciones en los próximos años, como consecuencia de la demanda creciente de servicios por parte de los clientes. “En Telefónica somos líderes en tecnología y conectividad – explica Alierta – contamos con el acceso físico y comercial al cliente y estamos seguros de que la evolución tecnológica de nuestras redes fijas y móviles nos permitirá satisfacer con excelencia las expectativas de nuestros clientes e introducirles en los beneficios del nuevo entorno digital”.

Con el fin de materializar todas estas oportunidades, Telefónica se ha fijado cuatro grandes prioridades para los próximos años: ofrecer la mejor experiencia de servicio a sus clientes, impulsar la innovación, seguir avanzando en la transformación de su modelo operativo y, finalmente, conseguir que la Compañía se convierta en el mejor lugar para trabajar.

César Alierta destaca también el excelente comportamiento de la acción de Telefónica en 2007, con la mayor revalorización bursátil de entre sus comparables en Europa y Estados Unidos, y el sólido programa de retribución de la Compañía, que en 2007 repartió 5.200 millones de euros, tanto en pago de dividendos como en el plan de recompra de acciones, que se canceló precisamente a lo largo del pasado ejercicio. El presidente ha recordado igualmente el reciente lanzamiento del nuevo programa de recompra de acciones, que contempla la adquisición de 100 millones de acciones hasta junio de 2009.

Por lo que se refiere al dividendo correspondiente al ejercicio 2007, un 25% superior al de 2006, Telefónica abonó en noviembre un dividendo a cuenta de 0,35 euros por acción y está previsto que abone el resto, 0,40 euros por acción, el próximo día 13 de mayo hasta completar el dividendo total de 0,75 euros por acción. Por lo que se refiere al año en curso, la Compañía ha previsto abonar un dividendo anual con cargo al ejercicio 2008 por importe de 1 euro por acción, anticipando así en un año su compromiso, en principio fijado para 2009.

Por otro lado, la Junta de accionistas ha aprobado hoy la amortización de 68,5 millones de acciones propias en autocartera y la reducción del capital social de la Compañía en 68,5 millones de acciones hasta 4.704.996.485 acciones.

El presidente de Telefónica contempla con optimismo el futuro de Telefónica por el excelente momento que atraviesa la Compañía y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). “El liderazgo de Telefónica -dice- va más allá del desempeño del negocio, pues tenemos la responsabilidad de contribuir al desarrollo social, como líder global que, además, trabaja en un sector clave para el desarrollo de las sociedades y con unos valores que nos exigen cumplir con esta responsabilidad social”.