NetUno magazine comparte con Erika De La Vega: “¡Qué viva la diferencia y la música que nos une!”

Erika, quien lleva una vez más el talento venezolano a escenarios internacionales en la tercera temporada de Latin American Idol, compartió sus experiencias como co-animadora del popular concurso y también reveló varias facetas de su personalidad.

Hablando del éxito de Americal Idol en Latinoamérica, Erika considera que ha traspasado fronteras, porque todos tenemos un cantante adentro. “Siento que nos identificamos con ese sueño de ser cantante. Y al mismo tiempo, todos tenemos un juez adentro, porque nos gusta criticar mucho. Así que también te identificas con el jurado.”

Erika confiesa que ha aprendido muchísimo en Americal Idol. “Somos tan distintos uno al otro, somos irrepetibles, somos un mundo. En American Idol uno ve a tanta gente con ambiciones, y cada uno tiene su rumbo, su personalidad y su manera de ser. Y eso es muy rico, saber que uno no se parece mucho a la otra persona.”

También ha aprendido que no importa de dónde vengas, se puede trabajar en equipo. “No importa que el mexicano no entienda el argo que usan los venezolanos, y los panameños las palabras de los argentinos, entre más auténtico seas, mejor. Y el público, independientemente del país, sabrá valorar esta autenticidad. ¡Qué viva la diferencia, y qué viva la música que nos une, no importa el idioma que sea!”

En cuanto a los jóvenes latinoamericanos, a quienes califica de luchadores, trabajadores y guapachosos, Erika asegura que la gran mayoría sabe que las cosas no llegan por sí solas, sino que siempre hay que irlas a buscar y trabajar duro para sobresalir. “También somos alegres. No importa el país del que vengas. Latinoamérica para mí es la infinidad de colores, todos muy fuertes y alegres. Y estas ganas de luchar por su futuro, de trabajar duro para abrirse el camino se ven claramente en la actitud de los participantes en Latin American Idol.”

Y aunque insiste en no querer ser maestra de nadie, Erika asegura hay muchos valores que le gustaría trasmitir con su trabajo, aquí en casa y en los escenarios internacionales: el respeto a los demás, pensar en colectivo, autenticidad, creer en lo que piensas, no hacerle daño al otro por lo que piensa. “Yo creo que el valor más importante es la libertad del otro, es la libertad que tiene el otro de pensar y hacer lo que quiera. Yo creo que la libertad del ser humano es uno de los valores que siempre me gustaría tener presente en todo momento.”