Rolex brinda lo mejor de su tecnología en pro del deporte a motor

Desde 2001, Rolex está asociado a las 24 Horas de Le Mans como “Reloj Oficial”. Este es un evento que ha dado lugar a numerosas innovaciones tecnológicas que benefician a los automóviles fabricados en serie para el gran público. Dichas innovaciones abarcan tanto mejoras técnicas como de fiabilidad, robustez y seguridad.

Sin duda una de las carreras más fascinantes del mundo, desde 1923, las 24 Horas de Le Mans es una de los eventos automovilísticos de resistencia, más antiguo y más prestigioso del mundo. Cada año, las principales marcas de automóviles y pilotos de fama internacional se dan cita allí, desde hace más de 80 años. Este año Audi resultó, una vez más, ganador de la exigente prueba, siendo la primera vez que un auto propulsado por un motor diesel gana las 24 Horas de Le Mans. El auto ganador con el número 8 completó 380 vueltas que equivalen a 5.187 kilómetros a una velocidad promedio de 215,409 kilómetros por hora, triunfando en la edición número 74 de la prueba francesa.

Hoy en día, Rolex patrocina tres tipos de competencias: Rolex 24 At Daytona; 24 Horas de Le Mans; Le Mans Series, que incluye seis carreras de 1.000 kilómetros cada una en Europa, y Rolex Sports Car Series presentada por Crown Royal que tiene varias pruebas en Estados Unidos.

A la vanguardia del progreso tecnológico, preciso, hermético y robusto, desde su lanzamiento en 1926, el Oyster es sinónimo de espíritu pionero. Adaptado al estilo de vida de una sociedad en plena evolución donde el esparcimiento cobraba cada vez más importancia, estaba destinado a destronar poco a poco al tradicional reloj de bolsillo. A finales de 1950 nace la verdadera asociación entre Rolex y los deportes de motor. En 1959, la empresa se asocia al circuito estadounidense Daytona International Speedway de Florida donde tiene lugar la carrera de resistencia 24 At Daytona. Desde 1992, Rolex es Patrocinador Titular de esta carrera que se ha convertido en una de las más prestigiosas del mundo en su categoría junto con las 24 Horas de Le Mans. En Norteamérica, la Rolex 24 At Daytona es única en su género y se disputa una vez al año.

En la segunda mitad de la década de los sesenta, dicha carrera inspiró a un reloj igualmente famoso, el Cosmograph Daytona. Diseñado para los amantes de la velocidad, reloj que permite cronometrar tiempos y calcular la velocidad media. Desde entonces, el vínculo de Rolex con las carreras automovilísticas no ha cesado de crecer.

Un concentrado de tecnología Rolex

Deportivo y elegante, el Oyster Perpetual Cosmograph Daytona es un cronógrafo dotado de un segundero central, contadores totalizadores de minutos y horas, accionados por pulsadores a rosca, y un bisel graduado que sirve de taquímetro. La herramienta perfecta para medir el tiempo y calcular la velocidad. Desde el 2000, el Oyster Perpetual Cosmograph Daytona está equipado de un nuevo movimiento cronógrafo totalmente concebido y realizado por Rolex. Dicho movimiento contiene un espiral PARACHROM muy resistente a golpes y campos magnéticos y dispone de una autonomía de 72 horas. Con caja automática, dotado de un rotor Perpetual y certificado por el Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC), el Oyster Perpetual Cosmograph Daytona, garantiza una hermeticidad de hasta 100 metros de profundidad, lleva cristal de zafiro y corona de remontuar Triplock protegida por un saliente tallado en el bloque de la caja. Reloj de referencia y polivalente por excelencia, el Oyster Perpetual Cosmograph Daytona se presenta en varias versiones. La gama de joyería ofrece una amplia variedad de biseles y esferas engastadas en piedras preciosas.