La industria bancaria latinoamericana contemplará más inversiones, dice un nuevo reporte de Economist Intelligence Unit

A pesar de la inestabilidad financiera, la industria bancaria en Latinoamérica se ha propuesto atraer niveles de inversiones cada vez más altos, de acuerdo con un reporte que acaba de publicar The Economist Intelligence Unit (EIU) y que ha sido patrocinado por MasterCard Worldwide Latin America & Caribbean.

Sin lugar a dudas, una gran cantidad de ejecutivos entrevistados a escala global espera que una gran porción de los ingresos provenga de Latinoamérica en los próximos cinco años. Esta tendencia se hace particularmente más notoria por los ejecutivos radicados en Norteamérica. En estos momentos, el 61% de ellos afirma que la región representa menos del 10% de sus ingresos. Sin embargo, al preguntarles sobre sus planes en un plazo de cinco años, solamente el 23% de los entrevistados espera que la región llegue a representar una porción tan pequeña de sus ingresos, de acuerdo con el reporte “La Globalización impulsa la industria bancaria latinoamericana” de la Economist Intelligence Unit.

De acuerdo con la encuesta realizada entre 208 ejecutivos de servicios financieros de distintas partes del mundo, se espera que la economía global tenga un impacto mayor en las operaciones de sus compañías, que en los mercados locales a mediano plazo. El principal riesgo en esta situación es el impacto que la inestabilidad financiera internacional tendría en la región. Mientras Latinoamérica es percibida indudablemente tan vulnerable como otros mercados emergentes, también es contemplada como menos frágil que en el pasado, lo cual es una señal de una mayor confianza por parte de los inversionistas de la región.

“La industria bancaria latinoamericana se encuentra todavía relativamente subdesarrollada”, dijo Kim Andreasson, editor principal de Investigaciones y Administración de la Industria de Economist Intelligence Unit. “Y, como bien lo confirma la encuesta, las instituciones financieras internacionales se han propuesto capitalizar cada vez más al expandir sus operaciones en esa región”, añadió Andreasson.

“La región latinoamericana se está convirtiendo en un participante clave del comercio global. Sin embargo, la oportunidad de desarrollar la industria de servicios financieros es todavía muy significativa”, dijo Richard Hartzell, presidente de MasterCard Worldwide Latin America & Caribbean. “Éstos y otros importantes factores en el desarrollo futuro de la región se manifiestan en los resultados del estudio de EIU y podrían ofrecer algunas perspectivas a estas compañías, incluyendo aquellas en la industria de pagos que muestran interés en invertir en Latinoamérica”, añadió Hartzell.

Entre otros resultados importantes de la encuesta se encuentran:

Aún se espera que el principal interés en la región provenga de Norteamérica (de acuerdo con el 52% de los entrevistados). Además, la percepción general de las marcas de bancos extranjeros en Latinoamérica es positiva, de acuerdo con el 88% de los participantes en la encuesta radicados en Suramérica. Como resultado, es probable que existan menos posibilidades de rechazo por parte de los consumidores en el caso de adquisiciones extranjeras.

Brasil, México y Argentina son los mercados más atractivos de la región. Entre los participantes de la encuesta, Brasil se perfila claramente como el destino de inversión favorito (71%), seguido de México (43%) y Argentina (38%). No obstante, los ejecutivos radicados en Norteamérica estarían más dispuestos a invertir en México (58%) que en Brasil (53%) y Argentina (24%). Mientras tanto una gran proporción de ejecutivos radicados en Europa Occidental seleccionó a Brasil como su prioridad (77%).

· La competencia en banca minorista será la que más aumente.