La “iPhonemanía” contagia al mundo con el lanzamiento del iPhone 3G

EFE
La segunda generación del popular celular de Apple, más liviano, barato y con una conexión a internet más rápida que su predecesor, se puso hoy a la venta en 21 países, entre ellos España y México, en medio de una gran expectación.

Hasta hoy, el iPhone era casi un codiciado objeto de lujo al alcance de pocos usuarios -la primera generación se distribuyó solo en seis países- dispuestos a pagar hasta 600 dólares por un teléfono celular y firmar un contrato de dos años con el operador de elección de Apple.

Pero ahora el que no tiene un iPhone es porque no quiere ya que el teléfono más deseado del mundo le puede salir gratis gracias a las subvenciones de las operadoras, siempre que no viva en Bélgica donde la legislación no lo permite.

En España, donde el operador exclusivo es Movistar, costará un máximo de 359 euros y será gratis si el cliente firma un contrato mínimo de 85 euros mensuales.

En EE.UU., la primera generación del iPhone salió hace un año al mercado a un precio de hasta 600 dólares, pero el modelo 3G costará solo 199 dólares en la versión de 8 gigas de memoria o 299 dólares en la versión con 16 gigas.

En la puerta de la tienda de Apple en Manhattan, un impresionante cubo de cristal que atrae cada año a millones de compradores y turistas, los forofos del iPhone acampaban desde la semana pasada para ser los primeros en hacerse con uno de los teléfonos.

Pero tras las muchas horas de cola los compradores de EE.UU. tuvieron que seguir esperando al llegar a la caja, pues un problema técnico evitó que los teléfonos pudieran ser activados en la misma tienda, como estaba previsto.

Un portavoz de AT&T, que opera en exclusiva el iPhone en EE.UU., dijo que se trataba de un problema con el software de iTunes, la tienda en línea de Apple, pero aseguró que los usuarios podrían activar el teléfono en sus casas tras conectarlo al ordenador.

En España, el iPhone se oferta en 1.500 establecimientos ante los que se formaron inmensas colas desde la tarde de ayer.

En la nueva tienda de Telefónica en Madrid, situada en plena Gran Vía, la cola llegó a ser tan larga que no se podía abarcar con la vista, pero el fuerte calor desanimó a muchos a lo largo del día.

Unos pasaron calor y otros frío: en Nueva Zelanda y Australia, primeros países en los que se vendió hoy el teléfono, los compradores soportaron la espera gracias a mantas y bebidas calientes, ya que allí es ahora pleno invierno.

El iPhone 3G también se puso a la venta en Hong Kong, donde llegó escoltado, y en Japón.

En Tokio, más de mil personas se agolpaban a las puertas de la tienda de Softbank, el operador que tiene el contrato en exclusiva en ese país, y el teléfono se agotó en pocas horas.

Y eso pese a que los usuarios nipones están acostumbrados a teléfonos móviles más avanzados que el iPhone: los últimos celulares en Japón pueden recibir señal de televisión y permiten hacer pagos en tiendas equipadas con lectores electrónicos especiales.

Apple espera sacar partido de la euforia y prevé vender 10 millones de unidades del iPhone antes de finales de año, pero algunos expertos opinan que las ventas de la última generación del celular podrían superar, incluso, los 12 millones.

Otros analistas apuntan que en el éxito está, precisamente, la trampa para Apple: hasta ahora, el iPhone era un producto exclusivo y poco accesible, pero ¿seguirá siendo igualmente atractivo cuando todo el mundo tenga uno en el bolsillo?

De momento, el iPhone levanta pasiones y de todo tipo, afirman algunos. “Las mujeres se mueren por él”, aseguró un joven a la prensa estadounidense tras pasar toda la noche haciendo cola frente a una de las tiendas de Apple en Nueva York.

Tomado de Unionradio.net