El CTO de Intel Corporation declara que el abismo entre seres humanos y máquinas será cerrado alrededor de 2050

Durante su discurso de apertura del Intel Developer Forum en San Francisco, Justin Rattner predijo grandes cambios futuros en interacciones
sociales, robótica, y mejorías en la capacidad de las computadoras para sentir el mundo real. Dijo que los laboratorios de investigación de Intel ya
están estudiando interfaces hombre-máquina y examinando futuras implicaciones de la computación con algunos cambios promisorios que llegarán mucho antes de lo esperado.

“La industria ha dado pasos mucho mayores de lo que alguien podía imaginar 40 años atrás” dijo Rattner. “Existe especulación sobre si podemos estar aproximándonos a un punto de inflexión donde la tasa de avances tecnológicos acelera a ritmo exponencial, y las máquinas podrían superar a los humanos en su capacidad de raciocinio en un futuro no tan distante”.

El Corte del Último Lazo, el Poder Inalámbrico

Imagine poder entrar en un aeropuerto o sala con su laptop y en lugar de consumir batería, estar recargándola. Basándose en principios propuestos por físicos del MIT, los investigadores de Intel han estado trabajando en una Conexión Inalámbrica de Energía Resonante (WREL, Wireless Resonant Energy Link). Rattner lo demostró al encender una lámpara de 60 watt sin usar ningún conector o cable, que es más de lo necesario para una laptop típica.

La magia de WREL es la promesa de proporcionar energía inalámbrica de forma segura y eficiente. La tecnología se basa en resonadores fuertemente
acoplados, un principio semejante al modo en que un cantor entrenado puede hacer añicos una copa usando su voz. En la frecuencia natural de recepción del resonador la energía se absorbe eficientemente, así como una copa absorbe energía acústica en su frecuencia natural. Por ejemplo, con esta tecnología instalada en una laptop, las baterías podrían ser recargadas cuando la laptop se encuentre a algunos metros del resonador de transmisión. Todavía existen muchos desafíos de ingeniería, pero los investigadores de la
corporación esperan encontrar un modo de cortar el último lazo en dispositivos móviles y algún día posibilitar la energía inalámbrica en plataformas basadas en Intel.

Materia Programable: Computadoras que Cambian su Forma

Los investigadores de Intel están también estudiando cómo millones de minúsculos micro-robots llamados “catoms” podrían componer materiales de forma cambiante. Si se usa para sustituir el gabinete, video y teclado de una computadora, esta tecnología podría hacer con que un dispositivo cambie su forma física para atender la manera específica con que está siendo usado.
Por ejemplo, un notebook puede disminuir de tamaño en el bolsillo, adaptar su forma a la de un auricular cuando se usa como celular, y ser grande y chata con un teclado para navegar en Internet o mirar una película.

Rattner describió esto como un tema de investigación difícil, pero que presenta progresos constantes. Mostró por primera vez los resultados de una nueva técnica para fabricar minúsculos hemisferios de silicio usando fotolitografía, un proceso que hoy se usa para fabricar chips de silicio. Esta capacidad es uno de los pilares estructurales necesarios para producir
“catoms” funcionales, y facilitará la integración de los componentes computacionales y mecánicos requeridos en un único conjunto minúsculo, con
menos de un milímetro de lado. La técnica es compatible con los procesos existentes de fabricación de grandes cantidades y posibilitará la producción en cantidad de estos “catoms” en algún momento futuro.

El Dr. Michael Garner, gerente del programa de Emerging Materials Roadmap, se reunió con Rattner en el escenario para discutir la importancia de la nueva tecnología del silicio, que mantiene viva la Ley de Moore y avanzará bastante en la próxima década y en las siguientes. Entre otras cosas, Intel está investigando como superar los transistores planares hacia transistores
3D y considera usar semiconductores compuestos para sustituir el silicio en el canal del transistor. Más allá, Intel explora una variedad de tecnologías
basadas en no-carga que algún día puedan reemplazar también el CMOS.

Robots: De la Fábrica a Su Cocina

Los robots hoy en día son usados principalmente en el ambiente fabril, diseñados para ejecutar repetidamente una tarea simple y son fijos. Para que la robótica sea personal, los robots deben moverse y manipular objetos en ambientes humanos desordenados y dinámicos, según Rattner. Deben comprender lo que los rodea sintiendo y reconociendo el movimiento en un mundo físico dinámico, y aprender a adaptarse a nuevos escenarios. Rattner mostró dos
prototipos de robot personal en funcionamiento desarrollados en los laboratorios de investigación de Intel. Una de las demostraciones mostró un
campo eléctrico pre-toque instalado en la mano de un robot. La técnica es una nueva modalidad sensorial usada por los peces, pero no por humanos, de manera de poder “sentir” objetos aún antes de ser tocados. La otra demostración fue un robot móvil de manipulación completamente autónomo que puede reconocer rostros e interpretar y ejecutar comandos genéricos como
“por favor limpie esta confusión” usando condiciones actuales de planeamiento de movimientos, manipulación, percepción, e inteligencia artificial.

Además de los robots estar pareciéndose más con los humanos, Rattner dijo que cree que surgirán más innovaciones para robustecer la interacción
hombre-máquina. Randy Breen, Chief Product Officer de Emotiv Systems, se reunió con Rattner en el escenario para mostrar el auricular EPOC*. El EPOC de Emotiv identifica estandares de ondas cerebrales, los procesa en tiempo real y descubre qué pensamientos conscientes o inconscientes tuvo el usuario, como expresiones faciales, acciones conscientes o emociones. Un usuario con el auricular puede pensar en sonreír o levantar un objeto y un avatar lo haría. EPOC actualmente puede identificar más de 30 “detecciones” distintas a través de los 16 sensores del auricular.