Un portátil para niños “made in Spain”

Tomado de Elmundo.es

Ahora ha sido El Corte Inglés la que ha lanzado bajo su marca -Inves- otro ordenador de bajo coste diseñado especialmente para los niños y su aprendizaje. Se trata de la primera iniciativa de este tipo lanzada en el mercado español.

En este nuevo ordenador portátil se han visto inmersos tanto Microsoft como Intel, que viene desarrollando el proyecto desde hace más de un año, y su precio será de 379 euros.

El ordenador incluye la función de control parental, para que los padres puedan regular el acceso de los menores a Internet y las diferentes aplicaciones. Está equipado, curiosamente, con Windows XP, a pesar del impulso que Microsoft intenta darle a Vista, para que funcione correctamente. Próximamente desarrollarán una versión con Vista.

El ordenador Inves Junior estará a la venta a partir de este viernes, y es posible que llegue a los colegios también próximamente.

“Poder hacer un ordenador sólo para niños es un momento importante”, comentó el director general de Intel España, Brian González. “Estamos conectando a los niños con el futuro”, añadió.

Commodore y Dell
Esta semana también Commodore y Dell han entrado en la rueda de los ordenadores de bajo coste. Commodore presentó en la feria IFA de Berlín un ordenador de tan sólo 10 pulgadas, el UMMD 8010/F, que superará en algo el precio general de este tipo de ordenadores: 600 euros.

Por su parte, Dell también está a punto de anunciar el lanzamiento de un ordenador de bajo coste, según informa el diario “The Wall Street Journal” de fuentes familiarizadas con el asunto.

El ordenador de OLPC. (Foto: Microsoft)
Este nuevo ordenador se vendería por menos de 400 dólares, tendría una pantalla de menos de 9 pulgadas, y utilizaría los sistemas operativos Windows o Linux.

El pionero: OLPCD
Pero el pionero en lanzar este tipo de ordenadores fue la fundación One Laptop Per Child (OLPC) de Nicholas Negroponte, con su conocido como “ordenador de los 100 dólares”, que posteriormente pasó a costar 200.

Este portátil, con su característica carcasa verde y blanca, fue lanzado para los países pobres y los mercados emergentes, en un intento por llevar allí la tecnología.

La ONG ha vendido hasta la fecha unos 600.000 portátiles pero, pese al interés inicial que despertó en todo el mundo, no está consiguiendo alcanzar las cifras de ventas proyectadas.

Uno de los principales problemas era la reticencia de muchos ministros de Educación a adquirir un ordenador que sólo funcionaba con el sistema operativo abierto Linux, por lo que OLPC anunció el pasado mayo que el XO aceptaría también Windows.