“Google Chrome” quiere poner fin a la era del “software” de escritorio

“Google Chrome”, el nuevo navegador del gigante de Internet, está pensado sobre todo para ejecutar aplicaciones web que podrían desplazar a algunos de los productos estrella de Microsoft, como Office, instalados en los ordenadores.

Google acaba de lanzar una primera versión de pruebas (una “beta”) de su nuevo navegador, “Google Chrome”, definido por ellos como una “plataforma de aplicaciones web”. De hecho, está diseñado “desde cero” para manejar no sólo textos o gráficos, sino programas y aplicaciones más ricas y complejas.

Lanzado en 43 idiomas y más de 100 países, su diseño es muy sencillo y resulta muy rápido gracias a su nuevo motor JavaScript (V8), lo que hace que funcione de manera mucho más veloz que cualquiera de sus competidores. También está diseñado para poder seguir trabajando aunque una de sus pestañas quede bloqueada.

Desde Google, ingenieros y ejecutivos coinciden en afirmar que este navegador renueva una tecnología que ha permanecido casi igual desde hace 15 años, y que podría cambiar la manera en la que los usuarios se relacionan con sus ordenadores, informa Eric Auchard, de la agencia Reuters.

Programas basados en Internet
El punto fuerte de “Google Chrome” es, precisamente, el campo de las aplicaciones basadas en la Red, y algunos expertos creen que el navegador podría hacer menos necesario el disponer de un sistema operativo como Windows.

así, en un futuro no lejano podríamos tener ordenadores con el sistema operativo de código abierto Linux y “Google Chrome”, así como un montón de programas y aplicaciones “online” basados en este navegador, sin necesidad de Windows u otros productos de Microsoft.

El propio Sergey Brin, co fundador de Google, comentó que “Google Chrome” había sido diseñado para usar “software” en el navegador sin necesidad de instalarlo en el ordenador, todo “online”. “Creo que los sistemas operativos son una manera de pensar anticuada”, dijo.

De hecho, en Google sostienen que cualquier tarea realizada de manera independiente a una aplicación puede ser realizada vía Internet. Y ésta es la razón de ser de “Google Chrome”.

Pantalla del modo de navegación InCognite.
Microsoft responde
Microsoft, por su parte, se ha mostrado convencido de que los usuarios seguirán prefiriendo Internet Explorer 8, cuya última versión apareció la semana pasada, a otros sistemas como Chrome.

“La gente va elegir Internet Explorer por cómo pone los servicios que ellos quieren en la punta de sus dedos, respeta sus elecciones y les da más control que otras tecnologías sobre sus datos personales “online””, dijo Dean Hachamovitch, responsable de Internet Explorer, en un comunicado.

Precisamente, “Google Chrome” ha sido considerado por algunos analistas en parte como un movimiento defensivo de Google, que temía que Internet Explorer 8 podría ser usado para bloquear el popular buscador. Lo cierto es que el negocio principal de Google, tanto de búsquedas como de anuncios relacionados, depende hasta el momento de los navegadores.

De momento, Internet Explorer de Microsoft es el rey del mercado, y acapara el 75% del mismo, mientras que Firefox, de Mozilla, ocupa el 18%.

Algunas críticas
A la espera de la versión definitiva, algunos analistas llamaron la atención sobre posibles fallos de seguridad y recomendaron evitar su uso diario tras haber detectado deficiencias que facilitarían la entrada de un virus.

Expertos en protección de datos consultados por la agencia DPA también advirtieron de que el programa asigna automáticamente un número de identificación que es buscado y facilitado para posibles actualizaciones cuando se enciende el ordenador, lo que haría teóricamente identificables a sus usuarios.

“Chrome es un navegador inteligente e innovador que hace más rápido, más ligero y menos frustrante el uso de Internet”, escribió Walter Mossberg, experto de “The Wall Street Journal”, que sin embargo lamentó que el programa carezca de varias funciones que sí tienen otros navegadores, como la administración de marcadores.

Por último, David Pogue, de “The New York Times”, destacó un “extraordinario comienzo” de Chrome, aunque no lo vio preparado para una lanzamiento a gran escala.