Polémico escáner “desnuda” a pasajeros en aeropuertos

Los escáneres corporales que la Comisión Europea pretende implantar en los aeropuertos de la Unión han disparado la preocupación de numerosos miembros del Parlamento Europeo, que votará una resolución en la que exige más garantías para la privacidad de los pasajeros.

“La introducción de sistemas que radiografían el cuerpo desnudo de los pasajeros supone un serio desafío a la privacidad individual y a las libertades fundamentales“, advierte el eurodiputado italiano Marco Capatto, de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE).

Las máquinas, que ya están a prueba en algún aeropuerto europeo como el de Schipol (Amsterdam), generan una imagen en blanco y negro del cuerpo desnudo del viajero, que permite a los servicios de seguridad comprobar si transporta, por ejemplo, armas o droga bajo su ropa. Pero, al mismo tiempo, ofrece una instantánea de toda la anatomía del pasajero.

“Muchos usuarios considerarán estos escáneres como una enorme intrusión”, advirtió en un comunicado el diputado conservador británico Philip Bradbourn. Para el español Willy Meyer (Izquierda Unida), “esta medida supone un retroceso de los derechos y libertades en la UE”.

Para Bruselas, los escáneres -que no serían obligatorios- permitirían evitar colas y la privacidad se garantizaría al hacer que los agentes que vean las imágenes no sean los que están en el control de seguridad, para que no reconozcan así a los pasajeros.

A día de hoy y aunque la situación legal es “confusa”, explicó eurodiputado Ignasi Guardans, un aeropuerto ya podría instalar sin problemas un escáner de este tipo.