Swinx, una consola sin pantalla

La revista Wired instala todos los años su particular versión del mercado navideño, un pequeño espacio comercial en Nueva York donde venden los artefactos tecnológicos de los que han hablado a lo largo del año. Los beneficios van destinados a una obra de caridad: rescatar del fango la que una vez fue revista clave en el mundo de la red y la cultura digital, y que ha mejorado mucho en el último año.

En esta ocasión la tienda está en la calle 18, entre la quinta y la sexta avenida. Se respira el mismo ambiente minimalista que en la Apple Store y se pueden probar algunos aparatos curiosos, como los ordenadores Touchsmart de HP o un láser de corte para realizar grabados en maderas y metales.

Entre las estrellas de este año también está Swinx, una consola sin pantalla. Swinx es un juego pensado para niños que juegan en grupo. Consta de una unidad central y varias pulseras que se ponen los participantes y tiene una amplia variedad de desafíos basados en juegos populares. Se puede, participar en concursos de adivinanzas, juegos físico como ‘el tocadito’… las pulseras tienen sensores RFID y lectores de proximidad y Swinx cuenta con un altavoz para recitar las instrucciones, hacer preguntas o animar a los niños.

Gracias a las pulseras la máquina puede llevar las puntuaciones de los jugadores y detectar cuándo se acercan a la base. Viene con siete juegos pero pueden descargarse más desde la web y transferirse a través de un PC. Puede usarse tanto en exteriores como en interiores.
ElMundo.es