Los fans de High School Musical deberán tener cuidado con lo que se descargan, pues puede ser un virus

PandaLabs, el laboratorio de detección y análisis de malware de Panda Security, ha informado de que varias descargas de canciones, vídeos, etc.
relacionadas con “High School Musical” están siendo utilizadas por los ciberdelincuentes para ocultar malware (virus, gusanos, troyanos, etc.).
Estos archivos infectados están siendo distribuidos a través de programas para redes P2P como eMule, eDonkey, etc.

Debido a esto, cuando un usuario busca archivos relacionados con “High School Musical” en alguno de estos programas, obtiene como resultado, entre
otros archivos no infectados, varios ficheros que sí contienen malware.

“Los ciberdelincuentes aprovechan el interés del gran número de fans de esta película para enmascarar sus creaciones como productos de “High School Musical”. Un peligro añadido es que la mayoría de esos fans son muy jóvenes
y, por lo tanto, pueden caer más fácilmente en la trampa. Por ello, es muy conveniente educar a los más pequeños en los peligros de la informática”,
explica Luis Corrons, director técnico de andaLabs.

Cuando el usuario ejecute uno de estos falsos archivos descargado esperando oír ciertas canciones o ver algún tipo de vídeo, en realidad, lo que estará haciendo es infectar su ordenador con el backdoor VB.ADQ, el troyano Agent.KGR, el adware Koolbar, o algún otro código malicioso. Algunos de estos ejemplares, para que el usuario no sospeche, pueden mostrar imágenes o fondos de pantalla relacionados con el musical tras ser abiertos.

“Cada vez estamos viendo más casos de ficheros descargados a través de redes P2P que contienen malware. Incluso, búsquedas al azar como “abxdj” o similares dan como resultado archivos maliciosos, lo que nos ha llevado a pensar que pueden existir servidores creados en exclusiva para distribuir malware por este tipo de redes”, afirma Luis Corrons.

Debido a esta situación PandaLabs aconseja extremar las precauciones con los archivos que se descargan y, sobre todo, prestar especial atención a la extensión de los mismos, puesto que la mayoría son ficheros ejecutables con extensión “.exe”, una extensión que raramente tendrá un archivo de música o vídeo legal.