Tecnología HP crea el lado salvaje de “Madagascar 2”

Los espectadores pueden estar seguros que
recibirán una dosis salvaje de animación sin precedentes con la nueva película de DreamWorks Animations, la cual fue posible gracias a la
combinación de la tecnología HP y la creatividad de DreamWorks Animation. “Madagascar 2: escape a África” se colocó como la película más taquillera el
fin de semana de su estreno, generando más de $63 millones de dólares en las taquillas de los Estados Unidos.

La secuela de “Madagascar” usó la tecnología HP para ayudar a los animadores a resolver los retos artísticos de plasmar la naturaleza de África en la
pantalla grande. Las Workstations HP permitieron a DreamWorks dar vida a cada elemento creativo, desde los pastizales hasta los vastos paisajes y las
enormes formaciones de animales. Los spectadores podrán experimentar una gran variedad de ambientes orgánicos complicados, que son posibles en parte gracias al poder sin precedentes de las Workstations HP (estaciones de
trabajo HP) con procesadores de múltiples núcleos.

HP ha ayudado a DreamWorks Animation a crear películas animadas sin precedentes como “Shrek” y “Kung Fu Panda”. Con 342 estaciones de trabajo HP y el más grande y sólido grupo de elementos de animación jamás usado, también habilitado por la tecnología HP, DreamWorks Animation pudo llevar a nuevos niveles los elementos creativos de “Madagascar 2: escape a África”. De hecho, la película requirió más de 27.4 millones de horas de animación, cinco veces más que la película “Shrek” original.

“Nuestro objetivo en cada película es llegar a los límites de nuestra creatividad para dar vida a la historia, buscando el gusto de los espectadores”, dijo Ed Leonard, Director Ejecutivo de Tecnología de DreamWorks Animation. “La tecnología HP no sólo nos permite alcanzar dichos límites, sino también superarlos”.

La tecnología detrás de la película es el ejemplo más reciente de la colaboración constante entre HP y DreamWorks Animation, que continuamente
ofrece “lo último” en animación.