Polaroid se acoge a la ley de quiebras para facilitar su reestructuración

El grupo Polaroid, célebre por haber inventado las cámaras fotográficas instantáneas, anunció el viernes que se acogió a la ley estadounidense de quiebras para facilitar su reestructuración financiera, tras un supuesto fraude de fondos de la firma propietaria.

“El grupo pidió voluntariamente colocarse bajo la protección del capítulo 11 de la ley estadounidense de quiebras para facilitar su proceso de reestructuración financiera en curso”, indicó Polaroid en un comunicado. El capítulo 11 le permite a una firma en dificultades financieras que inicie una reestructura bajo la supervisión de un juez.

“El proceso de reestructuración financiera y la colocación (bajo el amparo del capítulo 11) no tendrán impacto en las operaciones cotidianas de los empleados, los clientes, los distribuidores y proveedores del grupo”, afirma la empresa, asegurando tener “suficientes reservas de dinero” para financiar su reorganización.

Polaroid explica que se debió declarar en quiebra a causa de la repercusión que tuvieron sobre la firma los problemas del fondo estadounidense Petters Group Worldwide, que la recompró en 2005. “El fundador de Petters Group y algunos socios son actualmente objeto de investigación por supuestos actos fraudulentos, que comprometieron la situación financiera de Polaroid y otras entidades propiedad de Petters Group”, explicó la casa fotográfica, afirmando que ésta no es objeto de ninguna demanda.

Creada en 1937 gracias a la invención de un joven estadounidense de 20 años, se transformó en una de las marcas mundiales más conocidas tras la Segunda Guerra Mundial. Polaroid se endeudó a finales de los años 1980 para resistir a una oferta de compra hostil e invirtió sin éxito en nuevos productos.