El modelo cloud: más allá de los rumores

Por Bob Worrall
CIO, Sun Microsystems
Para mi primera comunicación del año, he elegido un tema sobre el que corren muchos rumores en el sector: cloud computing o bien, la adaptación al castellano, el cómputo cloud. Si busca en Google el término “cloud computing”, obtendrá más de 7 millones de resultados, lo que demuestra que los rumores son importantes y que existen numerosas definiciones.

¿Qué es el modelo cloud?
El modelo cloud es un estilo de cómputo o capacidades de TI con escalabilidad masiva que se ofrece como servicio a través de Internet a múltiples clientes externos. En este caso, el término “clientes” se podría definir como empleados, contratistas, colaboradores y clientes tradicionales. Como resultado, el cloud se puede dividir en dos contextos: privado (empresarial) y público.

El cambio económico es una de las principales virtudes de este modelo. Sólo se paga por lo que se utiliza, y las tarifas son generalmente inferiores al costo de desarrollo y mantenimiento interno de los servicios equivalentes.

El concepto de cloud no es nuevo. De hecho, hay quien opina que no es más que un nuevo término para el viejo concepto de cómputo de propiedad compartida que caracterizaba a los mainframes en la década de los 60. Sin negar la similitud con la idea general de propiedad compartida, la evolución actual de las nuevas tecnologías —por ejemplo, el software avanzado de virtualización— convierte al “cloud” en un elemento de suma importancia para reducir los costos de cómputo de la empresa. El modelo cloud incluye una serie de servicios —software como servicio, plataforma como servicio, infraestructura como servicio y almacenamiento como servicio— que se pueden ofrecer a través de clouds privados o público

¿Por qué utilizar el modelo cloud?
Una de las razones más evidentes es la mejora de utilización de los recursos computacionales disponibles. El cambio económico es una de las principales virtudes de este modelo. Sólo se paga por lo que se utiliza, y las tarifas son generalmente inferiores al costo de desarrollo y mantenimiento interno de los servicios equivalentes. Otra ventaja es la flexibilidad para realizar pruebas. Un cloud ofrece la oportunidad de apalancar una infraestructura virtualizada para hacer pruebas a una escala que sería imposible por el mismo costo. El cloud también permite bajar la barrera de entrada para nuevos proyectos y actividades y agrega valor contribuyendo a crear un entorno computacional más ecológico.

Clouds públicos y privados
Aunque puede que el modelo de cloud público no ofrezca todavía todos los servicios deseables, las empresas no pueden renunciar a las ventajas de la virtualización, lo que da lugar a la creación de entornos cloud privados. La organización de TI de Sun está creando un cloud privado para desplegar servicios con el fin de aprovechar las propiedades del modelo cloud.

El cloud privado lo crea el departamento de TI y pertenece a la empresa. Los servicios los consumen los usuarios, colaboradores y proveedores autorizados a través de Internet. Desde la perspectiva de TI, es importante desplegar servicios rápidamente en el cloud y conseguir que funcionen ininterrumpidamente, de forma confiable y segura y con escalabilidad horizontal y vertical. Por lo general, los clouds privados se crean cuando los clouds públicos no ofrecen el servicio necesario, cuando la propiedad compartida no es viable o cuando las ofertas públicas no ofrecen las ventajas necesarias para la empresa en términos de escalabilidad, seguridad, alcance o confiabilidad.

La eficiencia del cloud público reside en el modelo de propiedad compartida, porque varios clientes comparten los mismos recursos para maximizar las posibilidades de su plataforma de cómputo. Los controles de seguridad son un aspecto importante, pero con el tiempo, los clouds públicos serán más disponibles, seguros, geográficos y adaptados a las empresas, provocando una migración desde el modelo privado al público compartido.

¿Está preparado?
¿Cómo saber si su organización de TI está preparada para el modelo cloud? Desde el punto de vista de la tecnología, es muy sencillo. Cada vez que surge un nuevo proyecto, se debe preguntar si se puede desarrollar en el cloud o si se puede obtener el servicio de un proveedor de software como servicio.

¿Cómo saber si su organización de TI está preparada para el modelo cloud?…Cada vez que surge un nuevo proyecto, se debe preguntar si se puede desarrollar en el cloud o si se puede obtener el servicio de un proveedor de software como servicio.

La necesidad de estar preparado en todo momento deja anticuada poco a poco la idea de hacerlo todo uno mismo. La mayoría de las grandes organizaciones de TI están preparadas para hacer las cosas por si mismas, lo que fomenta la cultura de “podemos hacerlo más rápido, más barato y mejor”. Pero la realidad es que una empresa puede abonarse a un servicio cloud mucho más rápidamente de lo que tardaría en crearlo. Y cuanto más específica sea la aplicación, mayores serán las posibilidades de que la opción cloud sea mejor. Las aplicaciones de pago en línea y los servicios de copia de seguridad son buenos ejemplos. ¿Por qué crearlos si se puede utilizar un sistema ya creado por especialistas a través del cloud?

El cambio del modelo “crearlo todo uno mismo” a “aprender a evaluar lo que otros han creado” también exige un cambio de capacidades. Cuando la empresa crea algo, conoce sus puntos fuertes y débiles. Cuando adquiere un servicio en un cloud, la capacidad de evaluación es más importante para comprobar si la aplicación reúne los requisitos de seguridad, confiabilidad, etc. de la empresa.

Nuestro CTO, Greg Papadopoulos, hace la observación de que siempre que habla ante universidades o startups, todo el mundo ya ha adoptado el modelo de cómputo cloud o está considerando hacerlo. Los inversores de capital riesgo ya no dan dinero para comprar hardware, sino para hacer frente a los gastos operativos que permiten desarrollar la actividad.

El horizonte
El cómputo cloud está aquí y es algo serio. Asistiremos a la creación de servicios cloud más adaptados a las necesidades de la empresa. Ya podemos verlos en áreas tales como CRM, ERP o Recursos Humanos. A medida que se desarrolle este mercado (lo hará con toda seguridad gracias a sus grandes ventajas económicas), también crecerán el número y la profundidad de los clouds. En este proceso, la organización de TI deberá trabajar de forma distinta con la empresa. En un entorno clásico, la organización de TI crea o adquiere soluciones para la empresa. Cuando aumente la disponibilidad de los servicios, las empresas opinarán sobre la necesidad de agregarse a los servicios necesarios. El CIO y el grupo de TI deberán colaborar con las unidades de negocio de forma distinta. El CIO deberá desarrollar sus capacidades de gestión, relación y asociación. Dejará de ser sólo el CIO de tecnología para convertirse en el CIO de la empresa.

En el plazo más inmediato, es probable que asistamos al crecimiento continuo del espacio de clouds privados, animado por la necesidad de servicios que no existen todavía o que aún no han superado sus problemas de seguridad o confiabilidad. Los modelos de facturación también evolucionarán a medida que maduren los proveedores y los consumidores de servicios cloud y que cambien las expectativas. Cuando pienso en los orígenes de Internet, la red de redes, comprendo que el cómputo cloud es precisamente eso.