Las ‘web’ extremistas son “minas de oro” para los servicios de inteligencia

 

 
"Casi todos los gobiernos occidentales piensan de la misma manera: que vale más vigilar estas páginas que intentar cerrar todo en internet", explicó a AFP Peter Neumann, director del International Center for the Study of Radicalisation and Political Violence (ICSR) con sede en Londres.

Los sitios y foros radicales, en particular los yihadistas, son una "mina de oro" para los servicios de inteligencia, según Raphael Perl, responsable de la Unidad Acción contra el Terrorismo de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que asistió, al igual que Neumann, a un simposio internacional sobre terrorismo y seguridad informática.

"Los Gobiernos multiplican sus esfuerzos para utilizar internet como una fuente de información, centrándose en los terroristas, en particular en Al Qaeda", añadió Perl, al margen de esta conferencia de dos días, organizada bajo los auspicios del Consejo de Europa en El Escorial, cerca de Madrid.

"Pero esto tiene implicaciones en materia de respeto de los derechos humanos, ya que no todas las personas vigiladas tienen por qué ser terroristas", precisó.

Para Mike Smith, director ejecutivo del Comité contra el Terrorismo de la ONU, los sitios internet son una "ventana a las operaciones" de los terroristas.

En un informe publicado el mes pasado, Neumann consideró que cerrar o restringir el acceso a las páginas extremistas era "rudimentario, caro y contraproducente".

En efecto, según este experto en terrorismo, varios Gobiernos pensaron al principio que las "herramientas tecnológicas les permitían filtrar todas las informaciones extremistas".

"Pero, cuanto más han aprendido en materia de tecnología, más se han dado cuenta de que es imposible y llegaron a la conclusión de que es mejor vigilar sus actividades en internet".

Según Neumann, esta estrategia representa otra ventaja: los terroristas, que se saben vigilados, tienden a evitar comunicarse por internet, lo que los "disuade de llevar a cabo algunas actividades".

No obstante, según Perl, cada vez más grupos extremistas, entre ellos Al Qaeda, aplican medidas para disimular sus actividades en la Red, utilizando por ejemplo sistemas de mensajes codificados como la "estenografía".

Los servicios de inteligencia y los terroristas se libran a un "juego eterno del gato y el ratón", afirma, subrayando que, a veces, "los sitios acaban siendo tan radicales y peligrosos para el público" que se cierran.

Además, "las autoridades ordenan a veces cerrar un sitio para lanzar un mensaje, para mostrar que están a la ofensiva", pero entonces, "un nuevo sitio aparece inmediatamente", dijo.

Neumann subrayó que el pasado año "los tres mayores foros yihadistas en línea" fueron cerrados, probablemente por servicios de inteligencia.

Pero, este experto recomienda perseguir a los responsables de estos sitios cuando se hacen muy agresivos, más que contra las páginas en sí, que, a menudo, están situadas en países como Estados Unidos donde se garantiza la libertad de expresión.