La tecnología es el aliado estratégico para enfrentar dificultades

En situaciones de dificultad económica, existe la tendencia en el empresariado venezolano a cuestionar las inversiones en el área de tecnología.

“Es importante que el empresariado venezolano comprenda que la tecnología es un habilitador, un aliado estratégico, que le va a permitir apoyar la toma de decisiones, mejorar, controlar y alinear sus procesos de negocio y proporcionar visibilidad en tiempo real de lo que sucede tanto al interior de la empresa, como en el entorno”, afirmó Edgar Corao, director de la firma consultora venezolana, MCS.

Señala Corao que en nuestro mercado es común encontrar empresas donde existe información dispersa, procesos no integrados y en consecuencia poco eficientes; duplicidad de información, escasos niveles de control y sistemas que hablan lenguajes diferentes; todo lo cual conlleva altos costos de  mantenimiento, y dificultad para acceder a información relevante para tomar decisiones.

Con el propósito de colocar al alcance de las pequeñas y medianas empresas venezolanas una herramienta tecnológica de clase mundial, que de respuesta a estos retos, MCS ha configurado una solución basada en SAP Business-All-in-One, que puede ser implementada en un tiempo mínimo – 12 a 16 semanas – con hasta un 100% de descuento en consultoría, con base en el concepto de SAP Best Practices – Baseline.

“Se trata de proyectos de rápida implementación con costo, tiempo y alcance definidos, que permiten obtener un rápido retorno de la inversión”, indicó Corao.

La solución Baseline está orientada principalmente a empresas de comercialización y distribución mayorista; fabricantes con esquemas de producción sencillos y empresas de servicios que no sean de alta complejidad, para cada una de las cuales existen escenarios de negocio predefinidos.  Dichos escenarios permiten cubrir los procesos de negocio básicos en áreas como finanzas, compras, ventas, tesorería, inventarios, gestión de materiales, producción, servicios y logística, incorporando las mejores prácticas de la industria a nivel mundial.

Entre los beneficios que puede percibir una empresa con la implementación de esta solución pueden mencionarse, en lo financiero: reducción de costos, control de flujo de caja, identificación de prioridades de inversión, análisis y control de las carteras de cuentas por cobrar y pagar, entre otros. En lo comercial, optimización de la logística de despacho, administración eficiente de precios y descuentos, reducción de devoluciones. Y en lo operativo; optimización del proceso de compras, ahorro en los costos de adquisición, disminución de inventarios, disminución de faltantes de stocks, mejora en el proceso de almacenamiento, alineamiento de las operaciones logísticas y productivas con la administración y la contabilidad, entre otros.

SAP Business All-in-One es una solución configurable, que ofrece la flexibilidad para ampliarse y adaptarse a medida que vaya creciendo el negocio y las necesidades.

“Esta opción representa el punto de partida en el camino correcto para aquellas empresas que buscan optimizar sus procesos para  mejorar su eficiencia y competitividad, no limitando su crecimiento futuro o la posible incorporación de nuevos escenarios o modelos de negocios. SAP Best Practices – Baseline es flexible y abierto, compatible a otras herramientas existentes en las empresas”, expresó Corao.