Los videojuegos no se salvan de la crisis, dice informe de NPD Group, en EE.UU.

Tomado de Yahoo
 
La peor parte, según el informe de la consultora NPD Group, citado por elmundo.es, se la lleva la venta de consolas, que se ha reducido alrededor de un 38%, de 617 millones de dólares a 382 millones. La Wii de Nintendo todavía es la más vendida, con unas 361.000 unidades, pero hace un año 667.000 consumidores optaron por ella. Le siguen la Xbox 360 (240.000), la PS3 (164.00) y la PS2 (152.000).

“Este descenso va a causar algo de pánico y sin duda una reflexión en la industria”, asegura Anita Frazier, una de las responsables del informe. Tampoco se salva la venta de juegos en un mes carente de grandes novedades. De 875 millones de dólares en junio del año pasado, los ingresos han pasado a 625 millones, un 29% menos.

Los menos afectados han sido los accesorios, con una bajada del 22%, desde los 202 millones de dólares hasta los 158 millones. En España, en 2008, apenas se registró un descenso del 1,5% en el mercado, si bien aún no hay datos de 2009-
¿Crisis económica y de ideas?

Tras el “boom” de las nuevas consolas -Nintendo Wii, Xbox 360 y PlayStation 3- que ha permitido tres años de bonanza, el mercado estadounidense, el más importante del mundo, empieza a mostrar síntomas de agotamiento.

Todavía algunos grandes títulos animan el mercado: “Prototype”, el superventas de junio, vendió 420.000 unidades, una cifra considerable respecto al récord que ostenta “ GTA IV”, con 609.000 unidades. Pero quizás no sea suficiente.

Desde la última guerra de las consolas, animada por la novedosa forma de jugar de la Wii, vencedora de la contienda, no se han producido grandes revoluciones. Han sorprendido juegos como “Guitar Hero”, “SingStar” o “Buzz”, pero no ha llegado ningún nuevo soporte rompedor. “Project Natal”, de Microsoft, promete jugar sin mandos, pero por ahora no ha pasado de una presentación ante la prensa.

Una Wii cuesta alrededor de 230 euros. La PS3, unos 330. Se puede encontrar la Xbox 360 por alrededor de 235 euros. Precios que ayer parecían aceptables hoy pueden resultar inalcanzables. Como los de los juegos: muy pocas novedades bajan de los 60 euros por unas semanas de entretenimiento.

Mientras esta industria se resiente, otras muy similares crecen. Las comunidades de juegos “on line” son cada vez más numerosas y muchas compañías han hecho fuertes apuestas para entrar en nuevos mercados, como el de la telefonía móvil, a través de terminales como el iPhone. Juegos más baratos de desarrollar y cada vez más fáciles de rentabilizar. Quizás, como en otros sectores, la crisis haga que lo pequeño sea lo grande.