Aprueban más de cuatro millones de dólares para proyectos del IVIC

 

El monto total destinado a los cuatro proyectos de investigación alcanza a más de cuatro millones dólares (específicamente 4.110.097), cifra equivalente a más de ocho millones de bolívares fuertes (al cambio Bs. 8.836.708,55).

Uno de los proyectos que el IVIC desarrollará será en conjunto con el Instituto A.V. Luikov de Transferencia de Calor y Masa de Belarús para la producción y almacenamiento de hidrógeno a partir de hidrocarburos. La propuesta busca la transferencia de tecnologías para obtener hidrógeno como combustible, a partir del gas natural; y además la producción de materiales para almacenar, de manera estable, el hidrógeno.

El doctor Ángel Viloria, director del IVIC, explicó que uno de los combustibles más promisorios es el hidrógeno por su alto rendimiento. Se usa en motores y turbinas a propulsión a chorro y su combustión no genera ni gases tóxicos ni de efecto invernadero.

La producción del hidrógeno a partir de hidrocarburos, aunque no es usual, es posible gracias a procesos químicos, en donde es necesario experimentar con distintos procesos y catalizadores. El punto a favor es que Venezuela cuenta con grandes reservas de gas natural, cuyo principal componente es el gas metano, por cuya composición (cuatro átomos de hidrógeno y uno de carbono) puede generarse hidrógeno gaseoso.

“Hemos estando pensando en otras fuentes de energía y combustible verde” dijo Viloria, por lo cual se aceptó el desarrollo de este proyecto de investigación que en el IVIC lidera su Centro de Ingeniería de Materiales y de Nanotecnología.  Paralelo al primer proceso, también se busca producir –nuevamente a partir del gas metano- pequeñas estructuras denominadas “nanotubos de carbono” entre cuyas aplicaciones se encuentra el almacenamiento estable de hidrógeno, en estado de gas.

Se estima que el proyecto de investigación tenga una duración de dos años, periodo en el que se realizarán los experimentos y se desarrollará la propuesta tecnológica para el escalamiento industrial de los procesos de obtención y almacenamiento de hidrógeno. El monto aprobado para su desarrollo es de $ 780.640.

Otra una novedosa investigación que se desarrollará entre ambos países es el establecimiento de parámetros de referencia de contaminación radiológica para el suelo, la superficie y aguas profundas de Venezuela; así como para el desarrollo de metodologías de predicción de posibles riesgos, de acuerdo a distintos escenarios, según informó el director del IVIC.

Al respecto, Viloria aclaró que si bien en Venezuela no existen problemas de contaminación radiológica, sí se utilizan cotidianamente aparatos e instrumentos en medicina (como los de radiodiagnóstico y radioterapia) que cuentan con componentes de materiales radiactivos, elementos que también contienen instrumentos de la industria petrolera y minera.

“Tenemos que estar preparados y tener gente entrenada para evaluar una posible contaminación ambiental. Este proyecto se propone generar por primera vez en Venezuela una metodología estándar que permita medir los riesgos y detectar contaminación radiológica o radiactiva en el ambiente” dijo.

Explicó que en Belarús existe una amplia experiencia al respecto y el proyecto también contempla la formación y entrenamiento de personal venezolano. Se invertirán $ 470.000 y los entes responsables son la Unidad de Tecnología Nuclear del IVIC y el Instituto de Manejo de la Naturaleza de la Academia Nacional de Ciencias de Belarús. La duración de la investigación será de tres años.

Las zonas costeras venezolanas también se beneficiarán de la colaboración con Belarús, puesto que se destinarán más de dos millones y medio dólares (específicamente $ 2.526.357,45) para el desarrollo de un sistema geoinformático que permita calcular la degradación total y potencial de la vegetación de estas áreas del país. 

“El proyecto involucra un estudio amplio, de tres años, de las zonas costeras a través de imágenes satelitales y el tratamiento de esas imágenes –en serie temporales-  para ver donde ha habido o donde está ocurriendo algún tipo de degradación o de erosión” señaló el científico.

En las áreas que se identifiquen se establecerán zonas piloto para tomar datos de campos y se recabará información de distintas variables (parámetros físicos del suelo, hidrología, entre otros), con la cual se realizarán correlaciones y se desarrollará un modelo matemático que permita efectuar predicciones.

Se prevé también la capacitación técnica de venezolanos y equipar un laboratorio de información geográfica en el Centro de Estudios Botánicos y Agroforestales del IVIC Zulia. Por parte de Belarús, la contraparte del proyecto es la Empresa Unitaria Republicana “Sistemas Geoinformáticos”.

Finalmente, en el área de la agricultura, se aprobaron $ 333.100 para el desarrollo de un producto fertilizante, de origen biológico, basado en la utilización de cepas autóctonas de bacterias que ayuden al proceso de fijación de nitrógeno en las raíces de plantas leguminosas (caraotas, frijoles, garbanzos) con lo cual se persigue aumentar la productividad de este tipo de plantas.

Este proyecto lo desarrollará el Centro de Microbiología y Biología Celular del IVIC y la entidad estatal científica “Instituto de Microbiología de la Academia Nacional de Belarús”.