Siemon se convierte en “Zero Landfill” como parte de su esfuerzo de cableado ecológico

De acuerdo con la exhaustiva auditoría interna ISO-14001 realizada, más del 99% del material de desperdicio en el campus de Siemon en Watertown, Connecticut es reciclado, reutilizado o redirigido de una forma ecológicamente sustentable. Siemon es el primero y el único fabricante de cableado de redes en obtener este importante reconocimiento medioambiental y la primera compañía de manufactura en el estado de Connecticut en alcanzar este nivel de reciclaje.

Como parte de extensos programas de eficiencia y administración ambiental, Siemon mantiene un rango de 95% en todo el material de desperdicio, incluyendo la fabricación de subproductos y desperdicio de oficina. Estos esfuerzos continuos de reciclaje han asegurado que más de 900 toneladas de material de desperdicio fueran reutilizadas sólo en 2008. Todos los artículos no reciclables son transportados a una planta local de que utiliza los desechos para generar energía, donde son incinerados bajo condiciones controladas para producir electricidad. Una pequeña cantidad de cenizas y el subproducto del proceso de transformación de desechos, es todo lo que llega al basurero.

Este programa combina la capacidad de reciclaje con un fuerte apoyo por parte de los empleados. Estaciones de reciclaje perfectamente identificadas están ubicadas en toda la planta para ayudar a separar el material de desperdicio en contenedores adecuados – hasta existen botes de composta para asegurar que el desperdicio de la comida no termine en la basura.

De acuerdo con Paul Knickerbocker, Gerente de la Planta de Ingeniería y Manufactura de Siemon, el lograr el benchmark de “basurero cero” no fue el resultado de un esfuerzo individual y aislado, sino de años de iniciativas de eficiencia y administración de desperdicios a gran escala. “Desde 2006 y quizá desde antes, el 97% o 98% de nuestro desperdicio era redirigido,” explica Knickerbocker. “Para lograr el 99% nos enfocamos en la basura y encontramos que con los programas de reciclaje adecuados, pudimos desviar aún más del desperdicio de basura.”

Carl Siemon, Presidente y CEO de la compañía, rápidamente apuntó el rol que jugaron los empleados en el reconocimiento de “basurero cero”. “Éste es un esfuerzo en equipo,” explicó. “Para hacerlo funcionar, todos en Siemon hemos participado en los esfuerzos de reciclaje. Aunque esto ha generado grandes dividendos en la compañía, esperamos que se replique el esfuerzo en los hogares y más allá.”

Mientras que el estatus de “basurero cero” es visto como un reconocimiento progresivo y de largo alcance, Knickerbocker señaló que sólo es uno de los elementos de un esfuerzo ecológico completo que se une a la implementación de un programa renovable de energía solar, reforestación, esfuerzos de conservación, y más.

“Cuando has logrado que el tema del medio ambiente sea parte de la cultura corporativa, es difícil quedar satisfecho con sólo un reconocimiento y decir que lo hemos logrado. Estamos orgullosos de ser zero-landfill, pero no podemos perder de vista el resto de las iniciativas ecológicas de Siemon.”

Para mayor información sobre las iniciativas medioambientales de Siemon, visite: www.siemon.com/green.