En un año complejo la CAF aprueba más de USD 9.200 millones

·         Destacó la ampliación de la membresía de varios países y el aumento de capital logrado en tiempo récord.

Al dar a conocer los resultados de la gestión en 2009 Enrique García, presidente ejecutivo de la CAF, resaltó que se trató de un año complejo, en el que la economía mundial atravesó por la crisis económica más profunda, desde la Gran Depresión. Pese a ello, la CAF alcanzó aprobaciones récord por más de USD 9.200 millones, se incorporaron cinco nuevos miembros plenos: Argentina, Brasil, Panamá, Paraguay y Uruguay, ingresó Portugal como accionista y se aprobó un nuevo aumento de capital por USD 2.500 millones, que se suma a otro de USD 1.500 millones, ya en proceso de ejecución.

 

García afirmó que la economía global parece haber tocado fondo dado que existen claras  señales de recuperación. “Estos indicios se evidencian en los mercados financieros que han comenzado a recuperar su nivel de actividad, en una menor percepción de riesgo en los mercados crediticios, en el repunte de los precios de las materias primas y la aparente estabilización de los precios de las viviendas en Estados Unidos, entre otros”.

 

El Presidente Ejecutivo de la CAF sin embargo apuntó que la recuperación en los países avanzados será lenta y -en el mediano plazo- no se alcanzará el mismo dinamismo de años recientes. “China ha sido un factor decisivo para ayudar en la superación de esta crisis” afirmó García al referirse a la rápida recuperación de las economías emergentes, impulsada principalmente por las políticas públicas de ese país.

 

¿Cómo ha respondido la región a la crisis?

 

Aunque la crisis afectó mucho más de lo esperado a la región latinoamericana, declaró Enrique García, “las perspectivas son moderadamente positivas gracias a las políticas anticíclicas adoptadas, la recuperación de los precios de las materias primas y la reanudación de los flujos de capitales hacia la región, todo lo cual ha conducido a una disminución del costo del crédito externo, una recuperación de los mercados bursátiles y un fortalecimiento de las monedas latinoamericanas”.

No obstante apuntó que, hasta el momento, la recuperación se ha dado principalmente en los mercados financieros, mientras que los indicios de reactivación son incipientes en el sector real. García habló de los desafíos de la región ante la "pérdida de importancia a escala global" frente al continente asiático y otras regiones. “Hay que pensar no sólo en la macroeconomía sino en la dimensión microeconómica del desarrollo, que es la que acelera el crecimiento”. A juicio de García Latinoamérica debe transformase para que sus economías sean "más productivas, creen más empleo de calidad e incorporen más activamente a los sectores excluidos, contrarrestando los efectos de la pobreza e inequidad".

Un puente entre Latinoamérica y el mundo

 

Con la reciente adhesión de Portugal la Institución ya cuenta con 18 accionistas. Además destacó la decisión de aumentar el capital pagado en USD 2.500 millones, que se suma al proceso de capitalización en marcha, por USD 1.500 millones, como consecuencia de la transformación de Argentina, Brasil, Panamá, Paraguay y Uruguay en miembros plenos. De esta manera el patrimonio de la CAF aumentará en más de USD 4.000 millones en los próximos años.

 

Afirmó también Enrique García que la CAF está cumpliendo un importante rol como vínculo de Latinoamérica con otras regiones del mundo. En especial subrayó las diversas actividades y convenios que se realizaron con China, Rusia, Italia, e India, entre otros países, buscando una complementariedad entre sus economías y Latinoamérica.

 

Aprobaciones en 2009 aumentaron 17%

 

Según Enrique García “en un entorno económico global muy complejo, la CAF apoyó a los países miembros de manera decidida, anticíclica y oportuna ante la crisis, a la vez que obtuvo resultados financieros y operativos altamente satisfactorios”.

 

Igualmente resaltó que en 2009 las aprobaciones superaron los USD 9.200 millones, mostrando un crecimiento de casi 17% en el año y de 96% en el quinquenio, a la vez que la cartera creció en 13% en 2009, duplicando el ritmo del año anterior.

 

Del total aprobado en 2009 36% estuvo dirigido al financiamiento de proyectos de infraestructura económica, de integración y desarrollo social, destacándose un 15% de ese total, destinado al desarrollo de la capacidad energética de la región, tanto pública como privada. “Hoy la CAF es la principal fuente de financiamiento multilateral de infraestructura en América Latina”, añadió.

 

En 2009 la CAF también aprobó un monto récord de más de USD 37 millones a través de fondos de cooperación, principalmente no reembolsables, destinados al fortalecimiento institucional, la promoción del desarrollo sostenible, inclusión social e identidad cultural de la región, así como a programas de competitividad, investigación y políticas públicas que estimulen el crecimiento económico de calidad e incluyente.

 

Medidas oportunas en medio de la crisis

 

En relación a las medidas anticíclicas adoptadas por la CAF en reacción a la crisis, el Presidente Ejecutivo resaltó las operaciones de libre disponibilidad y rápido desembolso aprobadas por un monto superior a los USD 2.000 millones. Este apoyo se canalizó a través de  líneas de crédito contingentes, programas sectoriales de enfoque amplio, intensificación del financiamiento al sistema financiero y la banca de desarrollo, lo cual contribuyó también al mejoramiento de las condiciones financieras y el perfil de la deuda de los países socios. Destacó también el fortalecimiento del Fondo de Financiamiento Compensatorio, mediante el cual la CAF logra disminuir las tasas de interés aplicables a operaciones dirigidas a sectores marginados, proyectos de integración y para reducir asimetrías entre países.

 

Resaltó también García la emisión de más de USD 1.300 millones de bonos en 2009, incluyendo una por USD 1.000 millones en Estados Unidos, la mayor realizada en la historia de la CAF. Finalmente, se refirió a la utilidad neta de más de USD 200 millones “que  contribuye a generar más confianza en los mercados internacionales de capital, factor clave para la consistente mejora en las calificaciones de riesgo, lo que le permite seguir incursionando competitivamente en los mercados internacionales”.

 

“Estos resultados –finalizó Enrique García– son producto de varios factores, entre los que  destaca el respaldo de los países accionistas, reflejado en el pago oportuno de las suscripciones de capital y del servicio de deuda, la reinversión de utilidades para aumentar el patrimonio, la confianza depositada en la administración de CAF y el reconocimiento del rol catalítico y la valiosa contribución de la Institución al desarrollo sostenible y la integración regional”.

 

La CAF es una institución financiera multilateral cuya misión es apoyar el desarrollo sostenible de sus países accionistas y la integración regional. Está conformada actualmente por 18 países de América Latina, el Caribe y Europa. Sus accionistas son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia Costa Rica, Ecuador, España, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Trinidad & Tobago, Uruguay y Venezuela, así como 14 bancos privados de la región andina. Con sede en Caracas, Venezuela, la CAF cuenta con Oficinas en Buenos Aires, La Paz, Brasilia, Bogotá, Quito, Madrid, Ciudad de Panamá y Lima. Para mayor información visite la página www.caf.com