MasterCard demuestra que Vivir verde, no tiene precio en el Jardín Botánico de Caracas

Reafirmando su compromiso social y haciendo partícipes a sus empleados y relacionados, MasterCard en Venezuela llevó a cabo una  jornada de reforestación en el Jardín Botánico de Caracas.

Los empleados de MasterCard junto a sus familias y allegados pasaron una mañana de convivencia y concienciación medioambiental en la que se sembraron 50 plantas de cayena de diversas especies en un sector del parque que requería reforestación de esta variedad, y además donaron 100 metros de grama que también fue sembrada en lugares en los que era requerida. Esta labor aportará a las zonas reforestadas una serie de beneficios ambientales como lo son el restablecimiento de la cobertura arbórea, que incide en el aumento de la fertilidad del suelo, su mejoramiento en la retención de humedad, estructura y contenido de nutrientes

Posteriormente se realizó un recorrido guiado por los predios del Jardín Botánico de Caracas para conocer la labor ambiental y las especies autóctonas y foráneas que este pulmón vegetal caraqueño ofrece a sus visitantes.

José Ramil, presidente de MasterCard en Venezuela apuntó, “sabemos que la recuperación de las áreas verdes contribuye significativamente en la protección del medio ambiente, es por eso que enfocamos nuestra actividad en la reforestación de un sector que lo requería y en el cual se puede ver el impacto real y positivo. Consideramos que proyectos de este alcance entre la sociedad civil y la empresa privada son necesarios para promover la protección de los recursos naturales de nuestro país”.

Esta estrategia de responsabilidad social  realizada por MasterCard – que está enmarcada dentro de su campaña ecológica Vivir verde no tiene precio – es una plataforma que contribuye a concienciar voluntariamente al sector productivo y activo de la empresa  sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, a la vez que promueve un momento ameno entre los amigos, compañeros de trabajo y la familia.