Las impresoras PIXMA Canon adoptan el ISO Estándar Internacional 24734 para velocidad de impresión

 

 A la hora de adquirir una nueva impresora, los consumidores buscan calidad, economía y rapidez. Aunque ya desde el año pasado se estableció el nuevo Estándar Internacional 24734 de ISO para medir la velocidad de impresión, el objetivo de Canon durante el 2010 es que cada vez más los consumidores pregunten y comparen velocidades a la hora de adquirir sus impresoras, y hablen el lenguaje de impresión de imágenes por minuto (IPM) en vez de las anteriormente conocidas velocidades de impresión por páginas por minuto (PPM). 
 Para muchos de los consumidores, comprar una impresora requiere de cierta investigación. Con tantas funciones que tener en cuenta y la manera como se utiliza la impresora, resulta a veces difícil saber cuál impresora es la adecuada para las necesidades particulares de cada usuario.  En el pasado, las velocidades de impresión de los documentos comúnmente se anunciaban en términos de páginas por minuto, o PPM.  Pero ahora,  algunos fabricantes ofrecen estas velocidades en términos de imágenes por minuto, o IPM.
 En marzo de 2009, la Organización Internacional de Estándares (ISO) implementó una norma para las velocidades de impresión de documentos en impresoras de inyección de tinta, la cual representa una medida universal que utiliza tres tipos de documentos estandarizados en condiciones reales: un documento de Excel de cuatro páginas, un documento de Word de cuatro páginas y un documento PDF de cuatro páginas.
Esta nueva norma permite comparar fácilmente las velocidades de impresión de las máquinas fabricadas por distintas compañías. La norma no aplica a las velocidades de impresión de fotografías, que se siguen midiendo en segundos.
 
Actualmente existe una variedad de métodos para la medición de las velocidades de impresión. Bajo los nuevos estándares ISO, las compañías que como Canon adopten este sistema común de medición, podrán ofrecer a los consumidores una herramienta que les permitirá comparar de igual a igual impresoras de diferentes marcas y determinar cuál es la que mejor se adapta a sus necesidades de impresión.
 Los valores calculados en IPM se basan en la configuración predeterminada de las impresoras, lo que significa que son las velocidades aproximadas que se obtienen cuando se compra y se conecta la impresora, y no las velocidades que se alcanzan con alguna configuración que probablemente usted nunca llegue a usar.
“Canon confía tanto en la experiencia de impresión de alta calidad y en las velocidades que garantiza desde el momento de la compra por lo que hemos sido una de las primeras empresas del sector en usar esta nueva norma de manera constante”, aseguró Janeire Arango, Supervisora de Mercadeo, División de Impresoras, Canon U.S.A., Inc. División Latin America. “La recomendación para los usuarios a la hora de adquirir una impresora es la de no comparar las velocidades de PPM con las velocidades de IPM, ya que son criterios completamente diferentes”.