Air France pionera en vuelos trasatlánticos ecológicos

El vuelo “Verde” se efectuó entre París – Charles-de-Gaulle y Miami, y fue operado en un Boeing 747-400ER por Air France. Es el fruto de una cooperación entre diferentes empresas dedicadas a vuelos trasatlánticos: Aeropuertos de París, la Dirección General de la Aviación Civil de Francia (DGAC, por sus siglas en francés); NATS, NAV Portugal, la Administración Federal de Aviación Estadounidense (FAA, por sus siglas en inglés), SESAR Joint Undertaking y Air France.

A lo largo del vuelo – de 9horas y 30 minutos de duración – se pusieron en marcha varios procedimientos para mejorar la eficacidad energética del avión. Todas las tácticas aplicadas en cada fase del vuelo – coordinadas entre todas las instituciones participantes- permitieron reducir, en cada etapa, el consumo de combustible y, por ende, las emisiones de gas carbónico, desde el despegue en París Charles-de-Gaulle hasta el aterrizaje y parada en el aeropuerto de Miami. La reducción de emisiones de CO2 alcanzada fue de entre seis y nueve toneladas y el ahorro de carburante,  entre dos y tres toneladas.

Entre los procedimientos aplicados se pueden citar: la disminución del tiempo de rodaje en tierra, en coordinación con Aeropuertos de París y la FAA en el de Miami; el ascenso continuo, coordinado con la dirección de los servicios de navegación aéreos (DSNA, por sus siglas en francés); ya en velocidad de crucero, la escogencia de la altitud y velocidad óptimas para reducir el consumo de carburante – en cooperación con los centros de control aéreos implicados: el francés (DSNA), el británico (NATS), el portugués (NAV Portugal) y el Estadounidense (FAA) y el descenso continuo coordinado con el control aéreo estadounidense (FAA)

Adicionalmente, en las fases de salida y llegada, las tácticas aplicadas permitieron reducir las emisiones sónicas hasta siete decibeles (una reducción de 3 decibles equivale a descenso de la mitad del nivel sonoro)

Cuando todas estas optimizaciones serán aplicadas en todos los vuelos de largo recorrido de Air France desde y hacia el continente Americano, las emisiones de CO2 se reducirán en 135 000 toneladas por año y habrá un ahorro anual de 43 000 toneladas de combustible.

Este primer vuelo trasatlántico « verde » optimizado de principio a fin, fue realizado en el marco del programa AIRE (Atlantic Interoperability Initiative to Reduce Emissions), que es una iniciativa común entre la Comisión Europea y la FAA. En el marco de este programa, las compañías aéreas, los constructores de aviones y los aeropuertos unen fuerzas para utilizar las tecnologías actuales de punta en materia aeronáutica para realizar vuelos optimizados que permitirán reducir las emisiones de CO2.

Más información en http://corporate.airfrance.com