Cuando el dolor parece no tener alivio

 

 Para muchos el dolor es una sensación desagradable que sólo se calma con analgésicos, pero si esta persiste por más de tres meses, compromete todo el cuerpo y es percibido como dolor el más mínimo contacto, es necesario consultar a un médico, pues podría tratarse de fibromialgia. En el marco del Día Mundial de esta enfermedad, el 12 de mayo, el diagnóstico temprano y el tratamiento con un equipo médico multidisciplinario son los principales tópicos a destacar. 
 La doctora Verónica Liendo, internista y reumatólogo de la Clínica Félix Boada de Baruta, explica que la fibromialgia impacta negativamente en la actividades diarias el paciente, ya que afecta importantes puntos del cuerpo como: cuello, zona superior de espalda y pecho, codos, glúteos, parte alta de muslos, región interna de rodillas. “El dolor crónico y generalizado que causa la enfermedad se caracteriza por durar más de 3 meses, y debido al aumento de la sensibilidad a los estímulos se percibe con más intensidad”, agregó.
 Aunque no existen exámenes de laboratorio o de exploración para realizar un diagnóstico rápido y certero, se ha creado un esquema de 18 puntos en el cuerpo donde el médico debe aplicar una fuerza que generalmente no causa molestias, a fin de evidenciar en el paciente quejas

de dolor en al menos 11 de esas zonas para diagnosticar la fibromialgia. La doctora Liendo señaló que esta enfermedad también puede estar acompañada de trastornos del sueño, depresión o ansiedad, fatiga, mareos al cambiar de posición, boca u ojos secos, sensación de dolor torácico y síndromes concomitantes, como colon irritable.
 Estudios locales estiman que alrededor de un millón de personas están diagnosticadas con  fibromialgia en Venezuela. Entre tanto, se calcula que entre 7 y 12 por ciento de los pacientes que asisten a consulta de diversas especialidades por presentar dolores, son diagnosticados con dicha enfermedad. Según la galena, la patología ha demostrado tener un importante componente hereditario, pues, los familiares directos de pacientes tienen hasta 5 veces más probabilidades de desarrollarla. También se conoce que su incidencia es superior en las mujeres.
La especialista en medicina interna y reumatología destacó que “existen factores desencadenantes como: trastornos reumatológicos o autoinmunitarios. Estos pacientes tienen 25 por ciento más riesgo de manifestar la enfermedad. En tanto, 7 por ciento de los pacientes con hepatitis B o C, VIH y algunas otras enfermedades desarrollan fibromialgia. Especialistas opinan que estos virus podrían tener afinidad especial con las células del sistema nervioso que desatan patrones de inflamación”.
Finalmente, la galena resaltó la importancia de asistir al médico ante la presencia de síntomas de esta enfermedad, pues su diagnóstico temprano determina gran parte del éxito del tratamiento. Además recordó que la actividad física regular con aumentos de intensidad progresivos, contribuye a mantener y mejorar la movilidad del paciente.