El grupo Air France-KLM reacciona estrategicamente y enérgicamente frente a la crisis

.En un primer paso Air France-KLM, ha acelerado la reducción de sus costos unitarios, iniciada hace cinco años, que incluye la carga y el combustible. En total, durante el período 2009-2010 la reducción ha sido de 1,6% para Air France y 1,4% para el grupo Air France-KLM, en un contexto de disminución de la capacidad cercano al 6%.  Los gastos totales disminuyeron en 1,5 millones de euros entre el 2009-2010 para Air France y 2,6 millones de euros para el grupo Air France-KLM, sin incluir en ambos casos el combustible.

El segundo paso de la estrategia ha sido la reestructuración de su actividad de carga, Air France ha reducido en más del 20% su capacidad incluyendo los aviones de carga, que también han mermado su número, pues en dos años han pasado de 10 a 5 aviones.  A esto se ha unido la maximización de los espacios de las aeronaves de pasajeros, al utilizar las grandes bodegas de los aviones a costos menores.

En todo este contexto Air France ha ajustado considerablemente su fuerza de trabajo, al congelar la contratación, la movilidad laboral, el no-reemplazo de los retiros voluntarios y la puesta en marcha del plan de retiros voluntarios en Francia.  Con esta política el personal habrá disminuido un -10% entre el 31 de marzo de 2008 y el 31 de marzo de 2011, conllevando a una fuerte mejora de la productividad.

De acuerdo a la evolución económica y frente a un mercado petrolero muy volátil, Air France ha adaptado su estrategia de coberturas de combustible con volúmenes notablemente más bajos. En vuelos de largo alcance, Air France limitó el crecimiento de la capacidad, para poder equilibrar la oferta y la demanda y reducir los costos variables.  Desde noviembre de 2009 la aerolínea gala ha puesto en operación el Airbus A380 que permite racionalizar los servicios a los principales destinos con varios vuelos al día. El A380 ofrece un costo por asiento inferior al 22% y genera un ahorro de costos de 15 millones de euros por año.

Además, la aerolínea también ha adaptado sus productos, enriqueciendo su oferta con una nueva cabina intermedia, la Premium Voyageur. Una nueva clase dirigida a la clientela de negocios que viaja actualmente en clase económica, pero también a los viajeros que buscan un mayor confort a un precio inferior al de la clase Affaires (Business class).

También se realizaron mejoras en las clases La Première (Primera Clase) y Affaires (Business class): los clientes de La Première disfrutan de un nuevo servicio en tierra, exclusivo y personalizado en el aeropuerto París-CDG, azafatas y sobrecargos a su servicio y una nueva restauración.; en clase Affaires, un nuevo servicio de alimentos se ofrece desde el invierno del 2009-2010, y una nueva versión de asientos se introducirá progresivamente durante este año.

En las rutas de corto y mediano alcance- que representan cerca del 40% de los ingresos de «transporte de pasajeros» de Air France, la aerolínea reestructura sus operaciones aéreas y reposiciona sus productos para satisfacer las necesidades de los viajeros.  Las naves han sido equipadas con los nuevos asientos cuyo peso y estructura ha sido optimizada. La introducción de estos asientos representa una reducción de consumo de combustibles de 1.700 toneladas por año, sea el equivalente de más de 650 vuelos París-Marsella.

Air France dispone de ventajas fundamentales que juegan un papel de amortiguador en tiempos de crisis y de palancas de crecimiento durante la fase de expansión económica.

Entre las ventajas están: Un potente sistema de doble Hub, que  permite concentrar el tráfico en los aviones más grandes, generando una reducción de costos. Una red equilibrada en las distintas regiones del globo y una posición líder en términos de oferta: 13,4% de la oferta en Europa. Una flota joven, que permite reducir el consumo de combustible, dentro de un contexto de precio de petróleo elevado. Un acuerdo de Joint Venture con Delta Air Lines y KLM, que representa cerca de 25% de la capacidad total en el Atlántico Norte. Es miembro Co-fundador de la alianza SkyTeam, el programa Flying Blue, primer programa europeo de fidelización con 17 millones de afiliados. Y un alto nivel de recursos financieros, con liquidez entorno a los 4.300 millones, a los que se añaden 1.1000 millones de euros de línea de crédito disponibles.