En Venezuela es hora de decirle no al cigarrillo…y aprovechar nuevas fórmulas que existen para dejarlo

Para lograr la cesación tabáquica es fundamental asumir que se trata de una enfermedad y  acudir a un especialista, pues la persona afectada debe someterse a psicoterapia y farmacoterapia.

Abandonar el cigarrillo es algo extremadamente difícil. Hay quienes lo han intentado, pero al experimentar los síntomas del síndrome de abstinencia claudican y se rehúsan a intentarlo nuevamente. En los últimos años la dependencia a esta droga se ha tratado como una enfermedad funcional del sistema nervioso central, que amerita un tratamiento integral.

La psiquiatra de la Escuela José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela, Mónica Bifano, explicó que la adicción tabáquica se produce porque los compuestos del cigarrillo activan receptores cerebrales colinérgicos, que  secretan sustancias generadoras de placer. “Es esta sensación de bienestar al fumar lo que causa dependencia. Incluso hay quienes tienen predisposición genética a presentar vulnerabilidad en los receptores colinérgicos, estas personas suelen presentar mayor grado de adicción”, agregó.

Cada cigarrillo contiene más de cuatro mil sustancias tóxicas para el organismo, entre ellas: nicotina, monóxido de carbono, alquitrán y amoníaco. Es la combinación de estos compuestos lo que hace a este pequeño pero peligroso cilindro tan letal para el organismo. Según estudios de la Organización Panamericana de Salud -OPS-, publicados en 2004, 36 por ciento de la población venezolana fuma, y la inmensa mayoría de ellos se inicia en el hábito tabáquico aproximadamente a los 12 años de edad.

Según afirma la psiquiatra, recientemente han surgido terapias sin nicotina para dejar de fumar. “Entre ellas está la vareniclina, que ha demostrado aportar grandes beneficios, pues sin causar adicción, esta molécula propicia la sensación de placer, lo que en consecuencia evita los síntomas de la abstinencia y elimina progresivamente la dependencia a la nicotina”, informó la doctora Bifano.
 
 
 
 Por su parte, la terapia con nicotina no es muy utilizada en Venezuela, porque en ocasiones es difícil conseguir el tratamiento completo. Además requiere un esfuerzo prolongado por mucho tiempo, y el común de los venezolanos desea ver resultados de su terapia lo más pronto posible. “En todo caso, las terapias con nicotina son algo adversas en el caso local, más por cultura y disponibilidad que por el producto como tal”, señaló la psiquiatra.

¿Cómo dejar de fumar?
 La galena indicó que lo primordial para lograr la cesación tabáquica es asumir que se trata de una enfermedad, y en función de ello acudir a un especialista, pues la persona afectada debe someterse a psicoterapia y farmacoterapia. “El paciente debe conocer ´la patología que presenta y seguir el tratamiento farmacológico al pie de la letra, pues de ello depende gran parte de su éxito”, enfatizó.

 También es importante conocer y aprender a combatir los síntomas de la abstinencia. Se recomienda evitar la ingesta de alcohol por su asociación mental con el tabaco, ejercitarse para drenar el estrés y liberar hormonas asociadas al bienestar, hacer actividades de relajación o pasatiempos para calmar la ansiedad y solicitar apoyo a los allegados, pues es importante que quienes le rodean estén al tanto de su intención de abandonar el cigarrillo y le ayuden a vivir mejor este proceso.
 La doctora Bifano comentó que cuatro de cada diez

fumadores que asumen su enfermedad logran dejar el cigarrillo con los tratamientos actuales. Asimismo, aconsejó no angustiarse ante una posible reincidencia, pues en numerosos casos el adicto aumenta sus posibilidades de abandonar el cigarrillo cada vez que inicia la terapia.