Telefónica logra el control de vivo tras pactar con portugal telecom la compra del 50% de brasilcel

 

La entidad resultante de la combinación de Telesp y Vivo, y en la que Telefónica aplicará su amplia experiencia en la integración de operaciones y captura de sinergias, será el mayor operador integrado de Brasil, tanto por clientes (69,2 millones a marzo de 2010) como por ingresos y OIBDA (11.800 y 4.100 millones de euros en 2009, respectivamente) , así como el más eficiente (margen OIBDA del 35% en 2009)¹. 

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha manifestado: “Estamos muy satisfechos de haber alcanzado este acuerdo con Portugal Telecom que beneficia a los accionistas de ambas compañías. Se trata de una oportunidad única de creación de valor. Vivo es el líder del mercado de telefonía móvil de Brasil, país por el que Telefónica mantiene una apuesta decidida de futuro”.

Además, la nueva compañía contará con un importante potencial de crecimiento en un mercado en expansión de 192 millones de habitantes, y en una sociedad, la brasileña, que ha demostrado ser muy receptiva a las nuevas tecnologías.

Impacto positivo

Esta adquisición tendrá impacto positivo tanto en los resultados como en la generación de caja de Telefónica desde el primer año.

El precio finalmente acordado es de 7.500 millones de euros y supone un valor presente de 7.300 millones de euros.  Además, la oferta está cerrada, de manera que no existe ya compromiso alguno en relación a las mejoras adicionales que contemplaba la última propuesta que obtuvo el voto favorable de la mayoría de los accionistas de PT en la Junta General celebrada el pasado día 30 de junio en Lisboa,  mejoras tales como reparto de dividendos no distribuidos de Vivo, call de acciones de PT y otras.

Telefónica satisfará el importe mediante pago aplazado del 40% del precio acordado. La Compañía desembolsará 4.500 millones de euros al cierre de la operación, 1.000 millones adicionales el 31 de diciembre de 2010 y los últimos 2.000 millones que completan el pago el 31 de octubre de 2011.

La fecha de cierre está prevista en un plazo máximo de 60 días, período en el que se prevé obtener la aprobación de las autoridades regulatorias brasileñas. Adicionalmente, con posterioridad a la adquisición del paquete accionarial de PT en Brasilcel, Telefónica presentará una oferta pública de adquisición sobre las acciones ordinarias de Vivo que no son titularidad de Brasilcel y que representan, aproximadamente, el 3,8% del capital social de Vivo, operación estimada en 800 millones de euros.

Telefónica logra así su objetivo estratégico de reforzar su potencial de crecimiento en Brasil, al tiempo que mantiene todos los compromisos adquiridos con sus accionistas, incluyendo el aumento continuado del dividendo hasta un mínimo de 1,75€ por acción en 2012.