EMC presenta al mercado venezolano su camino hacia la nube virtual

La Computación en Nube o Cloud Computing es un modelo para permitir el acceso por medio de redes de manera conveniente y según demanda a un grupo compartido de recursos informáticos configurabes (redes, servidores, almacenamiento, aplicaciones y servicios) que se pueden aprovisionar y liberar rápidamente con un mínimo esfuerzo de administración  o con la interacción de un proveedor de servicios.

Según Luis Núñez, Gerente General de EMC Venezuela “el mundo está cambiando constantemente y se sigue generando información a cada segundo. Las empresas deben empezar a bajar sus costos y emigrar hacia la “nube” privada, para poder manejar con éxito toda su información”.
Las empresas gastan 78% de su presupuesto en mantener sus estructuras y sólo les queda el 28% para inversión, Adicionalmente, deben prepararse para la expansión de sus datos, pasando del gigabyte al terabyte, y a corto plazo al zettabyte, lo cual requerirá mayor almacenamiento y más controles de respaldo y recuperación.
El concepto de Nube Privada que presenta EMC, tiene el mismo enfoque para la organización de recursos y el aprovisionamiento de servicios (incluidos los sistemas existentes) para que funcionen dentro del firewall y la infraestructura de seguridad de una empresa. Tiene prácticamente los mismos beneficios (reducción de costos, utilización de recursos, disponibilidad de información, rápida implementación de servicios nuevos y agilidad del negocio) que la nube pública, pero sin las desventajas ni los riesgos principales. Adicionalmente, una nube privada también puede servir como una vía para la nube pública, lo que permite hacer uso de un arreglo de servicios disponible allí, a la vez que mantiene los sistemas de información críticos para el negocio de manera confidencial.

Un valor de importancia que brinda la nube privada es la reducción directa de costos, y la mejora de su estructura. Gran parte de los costos a corto plazo provienen de la consolidación de hardware y de la virtualización de recursos digitales. Las empresas pueden lograr reducciones generales de un 40% en los costos de sus centros de datos, incluida la reducción de un 30% en los costos de consumo de energía y de enfriamiento. Esta menor emisión de dióxido de carbono constituye la base para lograr una TI ecológica.

“La nube privada unificará la información de las empresas, y hará que el ahorro en costos se utilice en nueva tecnología, mejor servicio y más calidad para los clientes de las organizaciones. La reducción en la complejidad de tecnología será igual a la reducción de costos”, señaló Núñez.
La nube privada es un método de organización y administración de los recursos tecnológicos empresariales. Su migración es un mecanismo de coordinación integral para una variedad de iniciativas de mejoras tecnológicas que necesitan las organizaciones, y la propuesta de EMC viene orientada a:
- Software como un Servicio (SAAS): está orientado a cualquier empresa que busque un contrato flexible con poca customización. La oferta de EMC en esta área es su solución de respaldo corporativo o personal en la nube llamado MOZY, y ZIMBRA de VMWare.
- Plataforma como un Servicio (PAAS): se ofrece un ambiente de desarrollo de aplicaciones en la nube a través de la nueva tecnología de EMC SpingSource.
- Infraestructura como un Servicio (IAAS): Se orienta hacia la nube privada que es accesible para todas las empresas. En esta área EMC promueve la adhesión de virtualización a gran escala, virtualizando ambientes críticos, como: decisiones de negocios, bases transaccionales, centros de datos, entre otros. De esta manera, el uso de recursos internamente se transforma en solicitudes a la nube interna, lográndose elasticidad y seguridad en las soluciones tecnológicas. La seguridad se logra a través de la división de seguridad de EMC: RSA y el almacenamiento virtual a distancia a través de la nueva tecnología del EMC® VPLEX®.

VENTAJAS DE LA INFRAESTRUCTURA EN NUBE
Las ventajas de la nube son multiples, entre las que se encuentran:

•Eficiencia. Los recursos de una infraestructura de nube tienen independencia de dispositivos y de ubicación. En lugar de un servidor dedicado para cada aplicación, los recursos virtualizados pueden residir en cualquier lugar. Eso permite lograr mejores economías de escala y mayores tasas de utilización con una menor  base de hardware consolidada.

•Flexibilidad. Esto sucede de dos maneras. Los recursos de todo tipo de software y de hardware por igual se pueden integrar en nuevas configuraciones, nuevos sistemas de información y nuevas funcionalidades de negocios con una velocidad inigualable. Además, los recursos tecnológicos se pueden escalar para manejar los picos de actividad del negocio y, luego, se pueden disminuir..

•Accesibilidad. Por lo general, un arreglo más amplio de información, aplicaciones, servicios de tecnología y servicios del negocio se encuentra potencialmente disponible para los negocios, las personas, los procesos y las organizaciones mediante una interfaz de navegador estándar.

•Confiabilidad. Una infraestructura de nube puede tener toda la redundancia que requiera el negocio y puede orientar recursos para llevar a cabo procesos de backup y recuperación cuando  sea necesario (sin tener que llevar a cabo configuraciones paralelas  en el hardware).

•Seguridad. Los recursos se pueden proteger no solo con el firewall del perímetro y la encriptación de información, sino también a nivel local incluyendo reglas del negocio en los contenedores virtuales, en especial, para la información de mayor nivel de confidencialidad.

•Automatización. La herramienta de software de administración de recursos de nubes actúa como controlador que determina dinámicamente qué va a determinado lugar y cómo se usan los recursos. Eso significa menos esfuerzo diario para el personal de TI y más decisiones consistentes acerca de cómo se utilizan los recursos.  
 
•Optimización. Debido a que la infraestructura de nube se administra como una unidad, uno se puede acercar mucho más a la optimización de los recursos como una unidad (obtención de la mejor combinación de capacidades, rendimiento y costos para el negocio como una unidad).

Internet ha transformado la manera en que las personas se conectan, se comunican, aprenden, compran y manejan su vida. Como ocurre con otras tecnologías transformativas (desde el teléfono hasta los equipos para mainframe, los equipos personales y los dispositivos móviles), a los negocios y a las grandes organizaciones les lleva un tiempo poder descubrir cómo incorporar las tecnologías, cómo usarlas y cómo aprovechar los beneficios a gran escala. Hasta el momento, las corporaciones utilizan Internet como una herramienta destinada a la comunicación, al acceso a la información y a la interacción con el Cliente.  EMC está aprovechando todo el potencial de internet para ofrecer soluciones de infraestructura de la información que cuenten con gran escalabilidad, flexibilidad, velocidad de resultados y rentabilidad como nunca antes se había logrado; todo esto a través de la Nube Privada.