Cómo usar la tarjeta de crédito de forma inteligente

El primer consejo es pagar la tarjeta de crédito regularmente, la fecha mensual de pago asignada a la tarjeta es una fecha límite en la cual se puede pagar la cuenta completa, o también se puede usar el financiamiento. Por regla general, es aconsejable pagar en la fecha límite o de ser posible un poco antes para poder disfrutar de un préstamo libre de intereses.

Entre las cosas que no se deben hacer, está, por ejemplo, usar la tarjeta de crédito como un segundo sueldo, o comprar artículos que están fuera de las posibilidades del usuario.  Si el tarjetahabiente tiene dificultades financieras y se le obstaculiza pagar su tarjeta, lo recomendable es hacer arreglos de pago con la institución emisora de la tarjeta y negociar un plan de pagos.

Para proteger la tarjeta de crédito es importante mantenerla en un sitio seguro, no dejarla fuera de la vista. Igualmente nunca escribir el número de identificación personal (PIN) en la tarjeta, ni arrojar a la basura los recibos en un lugar público. A la hora de colocar el PIN se recomienda no ser tan obvio y nunca escribirlo o adjuntarlo a la tarjeta. El usuario nunca debe proporcionar los números de las tarjetas a personas desconocidas que lo llamen, debe ser consciente de que los bancos y otros negocios legítimos nunca piden las contraseñas, números de cuentas o información actualizada a través del correo electrónico y al momento de realizar compras en la Web se debe verificar que el sitio posea los íconos de seguridad para garantizar una transacción segura.

El tarjetahabiente, debe mantener la información sobre todas las tarjetas que posea en un lugar seguro, para que en caso de pérdida o robo pueda actuar rápidamente llamando al banco emisor. Si el usuario piensa que alguien ha usado su tarjeta de crédito o número de cuenta sin su autorización, debe notificarlo al banco emisor de la tarjeta inmediatamente.

Es aconsejable, para evitar ser víctima del fraude destruir cualquier documento que pueda tener los números de cuenta o cualquier otra información personal. En caso de no usar tarjetas o que éstas estén vencidas, debe cortarlas en pedazos y botarlas. Se recomienda notificar por adelantado al banco emisor de la tarjeta cualquier cambio de dirección para evitar que las nuevas tarjetas sean enviadas a la antigua dirección.
Para mayor información: www.consumointeligente.org