Cuarta Generación: La mirada a un futuro muy cercano

 Imagine que está a mediados del año 2012. Un momento no muy distante en el futuro, pero con el potencial de traer cambios significativos en nuestras vidas. ¿Cómo queremos que sea nuestro día, en términos de interacción con otras personas y con los bienes que consumimos?

Tan pronto usted se despierte, tendrá un sistema de noticias personalizadas. Éstas podrán incluir las condiciones de tráfico desde su casa hasta su oficina o una entrevista con su artista favorito junto con la información de un lanzamiento futuro. También recibirá noticias generales en canales abiertos de televisión, pero con publicidad totalmente dirigida a sus gustos. Esto se podrá conseguir mediante una asociación entre operadores de telecomunicaciones y agencias de publicidad; los primeros tendrán a su cargo levantar el perfil de los usuarios según su base de datos, la cual incluye datos demográficos, un historial de bienes consumidos así como también la localidad geográfica.

Cuando salga de su casa para ir a la oficina, una conexión inalámbrica –provista por medio de una tecnología conocida como LTE (‘Long Term Evolution’: Evolución a Largo Plazo)– automáticamente podrá enviar la porción de audio de su canal de televisión para que usted siga escuchando las noticias desde su automóvil. O como alternativa, podrá escuchar su música favorita, de manera inalámbrica mediante la transmisión desde un servidor localizado en su hogar o en un ‘locker digital’ entregado por un proveedor adicional y que le permitirá almacenar la música y todos sus bienes digitales en la Red. 

Adicionalmente, antes de llegar a su oficina, su vehículo automáticamente podrá recordarle que hace falta una revisión técnico-mecánica, y mediante un menú podrá hacer una reserva para la semana siguiente.

Al mediodía usted saldrá de una reunión. Abre su teléfono móvil y automáticamente recibirá información de varios restaurantes cercanos a su localidad, junto con los menús del día, y con una indicación de cuáles tienen mesas disponibles. Más aún, apretando un botón usted podrá hacer una reserva para los próximos minutos. Y lo mejor: es un servicio gratuito para usted, ya que es pago por terceros (en este caso, los restaurantes, que estarán encantados de haber incrementado su porcentaje de mesas llenas gracias a este servicio de información otorgado por un conocido operador de telefonía). Y por cierto, si algún amigo o familiar se encuentra cerca, automáticamente recibirá un aviso para que puedan saludarse y tomar juntos un café antes de seguir con la jornada de la tarde.

Hacia el final del día, suponga que usted pasa por un teatro. Recuerda que ha prometido llevar a su familia a algún centro de entretenimiento durante el fin de semana. Como no sabe cuál es la programación, toma una foto del local desde su teléfono móvil y automáticamente, por medio de un servicio que compara la foto con una base de datos, tendrá acceso a toda la información existente de ese teatro en la Red, incluyendo la cartelera de obras, fechas, elenco y precios de ingresos. Un menú le permite comprar ingresos de manera rápida, sin siquiera ingresar tarjetas de crédito (ya que el cobro se hace a través de su cuenta de teléfono. Éste es otro novedoso servicio que los operadores de telefonía podrán ofrecer a comercios en general.

Desafíos para tornar las posibilidades en una realidad
Volvamos nuevamente a nuestro momento actual, año 2010. ¿Lo descrito parece lo descrito ciencia ficción? ¿Es optimista pensar que esto puede ser una realidad en los próximos dos o tres años? Se puede inferir una respuesta mirando la adopción de nuevas tecnologías en el pasado reciente. Y este análisis indica que las nuevas tecnologías son adoptadas cada vez con mayor velocidad. Le llevó al teléfono fijo aproximadamente 70 años para llegar a una aceptación masiva, mientras que la electricidad tomó 50 años y  ya la televisión abierta unos 30 años. Más recientemente, el acceso a internet se volvió masivo al cabo de una década, y el uso de redes sociales ha alcanzado popularidad en tan solo 4 años (si la red social “Facebook” fuera un país, tendría la tercera población más grande del mundo).

Llevando esta análisis al mundo de la telefonía se observa el mismo patrón, inclusive en América Latina: la primera generación de telefonía celular analógica llevó una década en ser masiva. Ese tiempo cayó a la mitad si tomamos en cuenta los sistemas digitales de segunda y tercera generación (conocidos como 2G y 3G).
Para hacer realidad los servicios mencionados anteriormente, hacen falta, en esencia, dos cosas desde un punto de vista tecnológico: incrementar la capacidad de acceso de la red –lo cual se logrará con la tecnología LTE, que alcanzará entre 100 y 326 Mbps– y hacer disponibles funcionalidades de las mismas redes a terceros –lo cual requerirá que los operadores de telecomunicaciones hagan disponibles funcionalidades de su red, conocidas como API (Application Programming Interface), para ofrecer nuevos servicios a terceros–.
El paradigma, desde un punto de vista de negocios, es que se está hablando de funcionalidades vendidas a terceros (no al suscriptor de telefonía) para que éstos puedan vender nuevos servicios de manera eficiente.

El programa NgConnect
NgConnect es un programa creado por Alcatel-Lucent a fines de 2008 que apunta a crear pilotos de los servicios de comunicaciones del futuro, en el que se han reunido más de 40 compañías asociadas que abarcan toda la cadena de valor digital: proveedores de terminales, industria automotriz, generadores de contenidos sociales, música, dibujos animados para niños y juegos, entre otros. Éstos son algunos de los servicios adicionales basados en LTE que son parte del programa: 

• Cámara conectada a red LTE. Impacto: industria de medios y periodismo.
Esto podrá cambiar radicalmente la forma como un periodista o fotógrafo envía una imagen a la redacción. Hoy, toma una foto y debe volver a su oficina para enviar la información por correo electrónico. Con una cámara con capacidad de conexión LTE, simplemente podrá tomar la foto y enviarla directamente.

• Realidad aumentada virtual. Impacto: comercio y servicios de turismo.
En este servicio, el usuario toma una foto con su teléfono celular y recibirá de manera automática todo el contenido relacionado, existente en Red. Esto podrá aplicarse en carteleras de cines y teatros como también en información de productos en tiendas y hasta en los sectores de educación.

• Monitoreo remoto de pacientes. Impacto: sector salud y medicina.
Los pacientes podrán compartir información de parámetros de salud (presión, glucosa, etc.) por medio de una red LTE. Otro escenario interesante es el de una cirugía, en la cual médicos localizados remotamente pueden interactuar en tiempo real.

• Automóvil con conectividad LTE. Impacto: industria automotriz.
Un vehículo con conectividad LTE tendrá la capacidad de convertirse en un punto móvil, con capacidad de acceder a contenidos (música y videos en los asientos de los pasajeros), juegos, información de tráfico y acceso a cámaras IP conectadas a una casa. Otro aspecto interesante será la capacidad de velar por el bienestar operativo del vehículo, pues se podrán reservar, de manera automática, citas con un taller mecánico vía web.

• Señalización digital. Impacto: comercio en General.
El concepto consiste en pantallas de televisión interactiva para proveer información y publicidad. Se podrán situar tanto en centros comerciales, bancos, puntos de acceso a autobuses y centros de información al turista. Si bien ya existen algunas de estas soluciones, consisten en la presentación de contenido estático.
En el futuro, por medio de tecnología LTE, el contenido podrá actualizarse dinámicamente e inclusive adaptarse, por medio de reconocimiento, a la persona que esté interactuando con la pantalla. Por último, será posible, en el caso de publicidad de un producto, establecer una videollamada con un representante o un asesor comercial.