Los secretos del universo revelados en el “Globo de la Ciencia y la Innovación”

El Globo de la Ciencia y la Innovación del CERN, es una esfera de 40 metros de diámetro hecha totalmente de madera, es la estructura con forma de cúpula más alta del mundo construida con este material y la exposición contará con un espacio de 450 metros cuadrados dentro de ella.

El universo de las partículas explorará el fascinante mundo de la materia, desde sus componentes infinitamente pequeños a los infinitamente grandes, desde el Big Bang hasta nuestros días. Usando la más moderna tecnología digital y elementos interactivos, la exposición abrirá gratuitamente sus puertas a visitantes de todas las edades. Sus responsables son los galardonados diseñadores alemanes Atelier Brückner. El director general del CERN, Rolf Heuer, ha señalado: “Para nosotros es vital llegar a la sociedad y explicarle los objetivos de nuestra investigación y los beneficios que se derivan de ella. Este centro, erigido con la generosa colaboración de Rolex, es una parte crucial de nuestra estrategia de expansión y educación.”

Bruno Meier, Director General de Rolex SA, ha declarado: “En Rolex creemos que es importante apoyar la excelencia en la investigación, así como cualquier otro proyecto creativo del máximo nivel. Como parte de nuestras iniciativas filantrópicas, nos enorgullecemos de poder apoyar el extraordinario papel del CERN y abrirlo al público, tanto en Suiza como en el resto del mundo.”

Impulsada por un inquebrantable espíritu de innovación, Rolex se ha hecho famosa por los numerosos avances técnicos que han convertido sus relojes en símbolos de excelencia por todo el mundo. Los valores corporativos de la marca, calidad, pericia técnica y excelencia individual, impregnan todas sus iniciativas. Con sus programas filantrópicos de patrocinio y educación, Rolex pretende promocionar la excelencia y realizar una contribución significativa a la sociedad

 

El Globo de la Ciencia y la Innovación

Diseñado por el ginebrino Hervé Dessimoz, del Groupe H Architects, y el ingeniero especializado en la madera Thomas Büchi, de Charpente Concept, el Globo fue la pieza fundamental de la Expo.02 de Neuchatel (2002). Con la ayuda económica de la Confederación Helvética, se reconstruyó en el CERN para servir como símbolo de la organización.
El Globo ha llevado la construcción en madera a un nuevo nivel. El caparazón exterior, similar a un capullo finamente hilvanado, está diseñado para proteger el edificio frente al Sol y los elementos. La esfera interior, cuyo marco – al igual que el caparazón exterior – está formado por 18 arcos de madera cilíndrica cubiertos de paneles del mismo material, crea un soberbio espacio casi catedralicio con dos rampas en espiral, por las que los visitantes pueden ascender sinuosamente entre la zona exterior y la interior. En la construcción del Globo se utilizaron cinco tipos de madera: pino escocés, pino Douglas, abeto, alerce y arce canadiense, que permitieron que el edificio sirviera como un sumidero de carbono.
Para producir un metro cúbico de madera, un árbol absorbe un total de una tonelada de dióxido de carbono (CO2). Por ello, los aproximadamente 2500 m3 de distintas maderas extraídos de los bosques suizos para la construcción del Globo absorbieron 2500 toneladas de CO2.