CAF inaugura oficinas en Montevideo

 Con la presencia del Vicepresidente de la República, Danilo Astori y el Presidente Ejecutivo de CAF, Enrique García, se inauguró la Oficina de la institución financiera latinoamericana en Montevideo, profundizando así su presencia y relacionamiento con Uruguay. Desde esta Oficina se brindará además asistencia para proyectos de todo el Cono Sur, por lo que la misma tendrá un alcance regional.

Creada en la década de los 70 con los países andinos como fundadores, CAF se ha convertido hoy en un banco de desarrollo de dimensión latinoamericana, integrado por 18 países, cumpliendo un importante rol en la contribución al desarrollo sostenible y la integración de la región.

Su presidente ejecutivo, Enrique García, subrayó que la inauguración de la Oficina en Montevideo, ubicada en la Torre Ejecutiva, es una señal más del afianzamiento de la institución en la región, a la vez que refleja la intención de “trabajar más cerca de los uruguayos y así poder brindarles un decidido apoyo en sus estrategias de desarrollo, en lo económico, social y ambiental”. “Uruguay es accionista de CAF –agregó García– desde Diciembre de 2001 y la relación se ha intensificado en los últimos años sumando –hasta el momento- un total de USD 1.700 millones aprobados en favor del desarrollo del país”.

La ceremonia de inauguración contó también con la participación de los integrantes del Directorio de CAF: el ministro de Economía de Uruguay, Fernando Lorenzo y el presidente del Banco Central Mario Bergara, así como de la directora representante de la institución en Uruguay, Gladis Genua. Concurrieron además otras altas autoridades ministeriales, legisladores, importantes personalidades del ambiente político -ex presidentes de la República y ex ministros- y representantes del sector privado.
 
CAF, un banco de desarrollo de América Latina, para América Latina

Una característica a destacar de CAF es que se trata de un organismo multilateral de financiamiento de propiedad de países emergentes, por lo que la agenda de este banco de desarrollo nace de América Latina para la propia región.

CAF ha tenido un importante crecimiento en los últimos años, mientras que en 1980 la cifra de aprobaciones anuales era de USD 500 millones, actualmente supera los USD 10.500 millones.

La dimensión que ha adquirido CAF en el transcurso de sus 40 años hace del banco de desarrollo un valioso apoyo para que los países de la región logren el crecimiento esperado. Según su presidente ejecutivo “aun en entornos económicos globales muy complejos, CAF ha apoyado a sus países accionistas de manera decidida, anticíclica y oportuna, a la vez que ha obtenido resultados financieros y operativos altamente satisfactorios”.

García destacó que la Institución se ha transformado en la principal fuente de financiamiento multilateral de la región andina y de infraestructura en América Latina, con especial énfasis en proyectos que promueven la integración regional.

Además, indicó que CAF se ha convertido en una importante fuente de generación de conocimiento y promoción del desarrollo tecnológico, a la vez que desarrolla actividades de fortalecimiento de la competitividad, impulso a PyMEs y microempresas, de mejora de la gobernabilidad democrática, de modernización y descentralización estatal y de desarrollo subnacional, local y comunitario.

La actividad operativa de la institución se desarrolla en el marco de una Agenda de Desarrollo Integral que busca conciliar los objetivos de estabilidad macroeconómica, eficiencia microeconómica, equidad social y equilibrio ambiental en los países de América Latina y El Caribe.
Es de resaltar que, paralelamente al crecimiento experimentado por CAF, la Institución ha mantenido su solidez financiera, mostrando una consistente mejora en las calificaciones crediticias; es así como CAF es el emisor frecuente con más altas calificaciones de riesgo en América Latina.

Enrique García destacó finalmente que “el desarrollo exitoso de CAF se ha debido al apoyo inquebrantable de sus países accionistas, traducido en aumentos de capital en forma periódica, así como en el fiel cumplimiento de todas sus obligaciones financieras”.

En este sentido, recordó que el año pasado el Directorio aprobó un aumento de USD 2500 millones en el capital pagado de CAF, el cual se suma al aumento por USD 1500 millones como consecuencia de la incorporación de Argentina, Brasil, Panamá, Paraguay y Uruguay como miembros plenos. Esto conducirá a una duplicación del patrimonio de la institución en la próxima década, aproximadamente a USD 12.000 millones, y permitirá una triplicación de sus operaciones con el fin de atender y dar respuesta a las necesidades de la región.