La mini M200 es tan delgada como una tarjeta de crédito

Para las madres modernas, que les gusta recordar los mejores momentos en familia y estar actualizadas con lo último en tecnología, la cámara digital Kodak EasyShare Mini M200 es el regalo perfecto para consentirlas en su día. Se trata del modelo más compacto de la marca, tiene apenas el tamaño de una tarjeta de crédito,  trae incorporado un objetivo gran angular y un espejo que permite encuadrar la imagen para autorretratos o fotos grupales.

Gracias a su resolución de 10 megapíxeles, se pueden obtener copias increíbles de hasta 76 por 102 centímetros. Con su zoom óptico gran angular de 3 aumentos, acérquese y capte todas las sonrisas. La gerente de mercadeo de la marca, Ruby Rudas, comentó que este modelo Mini es un ejemplo tangible de lo que Kodak está desarrollando e invirtiendo en materia de nanotecnología.

Además, la Kodak EasyShare Mini M200 posee una pantalla LCD brillante de 6,4 centímetros. Una vez que se toma la fotografía, al conectar la cámara a una computadora con conexión a Internet y pulsar el botón share, se pueden cargar las fotos simultáneamente en redes sociales como facebook, twitter; youtube; flickr, kodak gallery, y  correo electrónico. También brinda la opción de  crear marcos digitales.  

 Este innovador equipo incluye funciones como reducción del desenfoque originado por el movimiento de los objetos o las situaciones de acción rápida, reconocimiento de hasta cinco rostros en una imagen y opciones de edición en la cámara. Adicionalmente, contiene una pila recargable de ion-litio más pequeña y ligera con mayor capacidad de energía y voltaje, que puede cargarse directamente en el equipo.

Los atributos de esta innovadora cámara digital de Kodak, la convierten en el regalo perfecto para las madres en su día. Con la Easy Share Mini, las madres podrán presumir de su elegante diseño, excelente resolución y sencilla operatividad.