Nuevo Rolex Oyster Perpetual Explorer II el reloj de las hazañas

 El 29 de mayo de 1953, equipada con Rolex Oyster Perpetual la expedición de Sir Edmund Hillary y Tensing Norgay corona la cima del Everest. Como homenaje a esta proeza histórica y con el fin de hacer posibles otras muchas, nace el modelo Explorer. Desde aquel entonces Rolex no ha cesado en su búsqueda de nuevos horizontes en materia de precisión, robustez y fiabilidad de sus relojes, sobrepasando incluso los límites de la técnica para llevar siempre más lejos la aventura humana.

La exploración es una filosofía de vida. Se necesita temeridad, tenacidad y una sed infatigable de querer llegar siempre más alto, más lejos, allí donde nadie ha podido llegar. A la cima de las montañas. A los confines de los polos. A las entrañas de la tierra. Al cráter de los volcanes.

De los hielos del polo al magma de la tierra
En 1971 se logra un nuevo reto con la creación del Oyster Perpetual Explorer II. Hoy, este modelo se ha renovado, con una caja más ancha, una esfera de gran legibilidad, una aguja 24 horas, un bisel fijo graduado y la introducción
de la fecha, consigue abrir nuevos horizontes al límite de la exploración. El Oyster Perpetual Explorer II se convierte así en el icono de los profesionales de la aventura y la exploración.  Su visualización 24 horas permite a los espeleólogos y exploradores polares, poder distinguir el día de la noche haciendo del Oyster Perpetual Explorer II el compañero indispensable. Este modelo es el que podía verse en la muñeca del vulcanólogo Haroun Tazieff así como en innumerables expediciones polares.

Exactamente 40 años después de su creación, el Oyster Perpetual Explorer II se rediseña para alcanzar la cima de la fiabilidad. Este nuevo modelo es el resultado de la fusión de la innovación técnica con el regreso a las fuentes estéticas.   Su caja más grande de 42 mm alberga el nuevo calibre 3187 diseñado y fabricado enteramente por Rolex.

Contando con las últimas novedades tecnologías patentadas de la marca, como los amortiguadores de golpes PARAFLEX y la espiral antimagnética PARACHROM, aseguran una fiabilidad y una resistencia a los golpes sin precedentes. El brazalete está dotado con el nuevo cierre de seguridad OYSTERLOCK y con el sistema de extensión EASYLINK, para mayor comodidad. En la esfera, la aguja 24 horas es de tipo flecha de bastón y de color naranja, como en el modelo original de 1971. La aguja de las horas y el minutero, más anchos y visibles, poseen, en la versión con esfera negra, base también negra, fundiéndose así con la esfera y creando un efecto « fantasma » donde las agujas parecen flotar sobre la esfera. De nuevo un guiño al modelo histórico.

La aguja de las horas se regula de forma independiente a saltos, ofreciendo así una función GMT junto con la aguja y el bisel 24 horas. El Oyster Perpetual Explorer II, con una construcción extremadamente robusta, un rendimiento cronométrico excepcional y una fiabilidad legendaria, es el instrumento ideal para sobrepasar los límites del mundo y los suyos propios.