El Barómetro de Compromiso Multimedia de Motorola Mobility revela los hábitos de consumo de televisión en Brasil y México

Los espectadores brasileños y mexicanos están cambiando los tradicionales hábitos de consumo de video, ya que prefieren alternativas más variadas de contenido de video. Esta es una de las principales conclusiones después de analizar los resultados obtenidos en los mercados brasileño y mexicano con el Barómetro de Compromiso Multimedia de Motorola Mobility, a cargo de Vanson Bourne, una empresa de investigación de mercado independiente, especializada en tecnología.

El estudio, además, revela que los espectadores más jóvenes están impulsando la adopción de nuevos servicios de televisión, como el video por Internet. Por otra parte, los consumidores en Brasil, México y otros mercados emergentes están comenzando a adoptar servicios nuevos, tales como los medios sociales, para aumentar la experiencia de visualización de videos. Según el estudio realizado por Motorola, las PC portátiles se han posicionado como rivales de la televisión a la hora de mirar contenidos de video en los hogares brasileños y mexicanos.

El estudio demuestra que, si bien los servicios de televisión abierta están disponibles para el 68% de los espectadores de todo el mundo, en comparación con el 60% que paga por los servicios prestados, los servicios de televisión preferidos son aquellos que exigen algún tipo de suscripción. En Brasil, el 66% y, en México, el 63% de los espectadores tienen acceso a servicios gratuitos. Asimismo, el 60% en Brasil y el 73% en México deben pagar por los servicios prestados. Sin embargo, y en línea con las conclusiones globales, la segunda opción, es decir, los servicios pagos, son los preferidos a nivel mundial.

El estudio global independiente sobre hábitos de consumo de video realizado entre 9.000 consumidores pertenecientes a 16 mercados diferentes demuestra que los medios sociales están cambiando las experiencias de visualización, si bien el índice de adopción difiere según la región. En Brasil y México, por ejemplo, el 61% y el 64% de los encuestados, respectivamente, han utilizado el correo electrónico, el chat de mensajería instantánea o bien una red social para entablar una conversación con otro amigo mientras miraban el mismo programa de televisión o contenido de video. Esto se compara con el 46% de los encuestados a nivel mundial que ha compartido contenido de televisión siguiendo esta modalidad. Del 61% y el 64% de los encuestados de Brasil y México, respectivamente, el 46% y el 55% manifestaron que esta modalidad ya forma parte de su experiencia de visualización. Además, el 82% en Brasil y el 80% en México estarían dispuestos a cambiar de proveedor de haber alguno que ofreciera estos servicios integrados.

Las nuevas tecnologías de visualización también crecen: el 33% de la población de Brasil y el 38% de la población de México poseen actualmente un televisor HD. Asimismo, el 57% en Brasil y el 46% en México planean adquirir uno en los próximos 18 meses, según los resultados de la encuesta. Esto se compara con el 4% en Brasil y el 5% en México que actualmente poseen un televisor 3D. O con el 53% en Brasil y el 38% en México que planean actualizar sus televisores con un monitor 3D en los próximos 18 meses.  A nivel mundial, el 76% posee o planea adquirir un televisor HD en los próximos 18 meses, y el 29% piensa actualizar sus televisores existentes para incluir la función 3D en el mismo plazo de tiempo.

“El estudio claramente demuestra la existencia de un panorama cambiante en términos de consumo de televisión. Por un lado, los servicios de suscripción se están generalizando, potenciados por las actividades sociales que giran en torno al chat por Internet y los canales de redes”, manifestó Steve Bullock, vicepresidente y director general de la Unidad Home LATAM Go-to-Market de Motorola Mobility para Latinoamérica.  “A medida que nos adentramos en la era “internauta” de la televisión, la capacidad de los proveedores de servicios de diferenciar sus ofertas será un factor determinante, pues los consumidores buscan constantemente obtener un valor extra de sus suscripciones. La buena noticia es que, basándonos en las conclusiones, existe un deseo generalizado de pagar por los servicios, siempre y cuando estos ofrezcan el valor esperado”.

Según la encuesta, el promedio de horas totales que las personas dedican a mirar televisión y videos por semana es de 16 horas. Los espectadores brasileros y mexicanos se posicionan muy cerca de la cifra mundial, con 14 y 16 horas, respectivamente. El consumo consiste principalmente en servicios de televisión abierta y por suscripción, aunque el 21% en Brasil y el 26% en México acceden a contenido de video y programación de televisión por Internet.

En términos de preferencias, solo el 21% de los brasileños y el 22% de los mexicanos miran exclusivamente contenido en vivo o según la programación, y apenas más de un tercio afirma que sus preferencias de consumo semanales de televisión y video consisten en una combinación similar de contenido según la programación y otros servicios (como video por Internet, contenido grabado previamente, como DVD, y programas a pedido).

Servicios nuevos

Los mercados emergentes ponen de manifiesto su deseo de aumentar las experiencias de visualización con servicios nuevos.  Al 42% de los encuestados brasileños y al 40 % de los encuestados mexicanos les gustaría contar con un servicio que permita conectar dispositivos personales al televisor para compartir música, películas y fotos desde toda la casa, y que además ofrezca asistencia continua.   Al 40% de los mexicanos y al 37% de los brasileros les gustaría contar con un servicio de televisión que realice recomendaciones basándose en visualizaciones previas y que permita hacer recomendaciones a amigos. A nivel mundial, estas cifras se comparan con el 23% que manifestó su interés por contar con un servicio de televisión que realice recomendaciones y el 26% que opinó que le gustaría disponer de dispositivos y servicios conectados.

“El estudio claramente demuestra la presencia de un mercado diverso. Si bien se observan tendencias marcadas, cada región presenta sus propios desafíos y oportunidades", dijo Bullock. “Los proveedores de servicios deben lograr un conocimiento acabado de las necesidades económicas, tecnológicas y culturales de sus clientes en cada mercado, y ser lo suficientemente ágiles como para desarrollar servicios que satisfagan requisitos y deseos específicos. Esto implica contar con las plataformas de contenido y prestación de servicios necesarias para ofrecer de manera proactiva nuevos servicios de video y reaccionar ante la demanda de los clientes, en lugar de adoptar un enfoque donde una misma solución se utiliza para todos los casos”.