“El factor clave de la Seguridad Funcional es siempre pensar en lo impensable”

Durante su gira por varios países de Latinoamérica, entre ellos Venezuela, García dictó capacitaciones enfocadas a los sistemas instrumentados de seguridad de las aplicaciones para manejo de quemadores y calderas (Burner Management System’s Safety Integrated Lifecycle).

- ¿Cuál es la última tendencia en seguridad funcional? ¿Hay alguna nueva tecnología?

- El problema no es la tecnología o la tendencia. El asunto pasa por que la gente esté consciente y analice el riesgo de la manera apropiada. Hay que saber pensar lo impensable. Se deben tomar medidas concretas para que esa situación "impensable" no ocurra. Afortunadamente, poco a poco las empresas se han dando cuenta de que no tener accidentes resulta ser un muy buen negocio y que los costos de riesgo deben ser analizados de manera apropiada. Se están aplicando los estándares y, a la vez, se están creando departamentos especializados en la materia, lo cual ha permitido ir disminuyendo el número total de accidentes.

Es imposible concebir la idea de que la seguridad de una planta dependa de un operario, o que se valore la eficiencia de seguridad sólo en el número de accidentes del personal. La industria petrolera constituye un muy buen ejemplo de cómo tomar en serio el ítem de la seguridad funcional.

- ¿Qué criterios resultan más importantes en el diseño e implementación de un sistema instrumentado de seguridad?

- Cuando se habla de sistemas instrumentados de seguridad hay que saber distinguir entre la seguridad de máquinas, donde se debe evitar fallas peligrosas, y de procesos, donde no sólo es importante que no fallen los equipos con consecuencias peligrosas, sino que también no fallen en forma "segura". Esto es como el ejemplo de que en pleno viaje por la carretera, sin mediar nada, se abra abruptamente la bolsa de aire de un auto. En ese caso, también se está generando un problema. Por lo tanto, en los procesos continuos los sistemas deben ser no sólo seguros, sino también confiables. Son pocos los colegas expertos en esta materia que entienden el hecho de que las limitaciones arquitectónicas en las tablas de los estándares precisamente toman en cuenta el factor de confiabilidad para aplicaciones de procesos continuos.

- ¿Qué particularidades destacaría del Burner Management System?

- La característica que hace especial a este sistema es que no solamente toma en cuenta las funciones instrumentales para detener las operaciones en situaciones inseguras, sino que también automatiza los permisivos para poder arrancar el sistema. Actualmente queremos que esta funcionalidad sea observada por el comité de la ISA (International Society of Automation) para que tomen en cuenta que, en muchos casos, los sistemas de las plantas se colocan en bypass y arrancan sólo mediante la supervisión humana. Esto constituye una verdadera locura. Para mí, la respuesta es muy sencilla: se debe eliminar por completo la intervención humana. Respecto a la normativa, hasta la fecha no hay cambios. Lo que se ve hoy son mayores exigencias para que los estándares NFPA 85 y NFPA 86 sean implementados debido al alto número de accidentes que ha ocurrido.

- ¿Cómo evalúa el seminario? ¿La gente maneja más datos respecto a este tema?
- Nuestra empresa cree que la mejor forma de hacer marketing es educando a la gente. Si pudiésemos lograr que se certificara por país 10 ó 20 expertos en seguridad funcional, sería un gran éxito para nosotros como empresa. Los grupos de ingenieros con los cuales me tocó trabajar son muy inteligentes y activos. Eso sí, pude vislumbrar que están sedientos de conocimientos. Éste es un tema nuevo para ellos y hay que darles un tiempo para que lo asimilen. Hay diferencia con respecto a países como México o Brasil, que están muy conscientes en el tema y, además, tienen un fuerte soporte de las empresas petroleras.