IoT. Un negocio que apunta al futuro

IOTEmpresas alrededor del mundo están mostrando gran interés por el Internet de las Cosas (IoT). Las transformaciones que promete esta tecnología han llevado a firmas como IDC a estimar la oportunidad de mercado para el 2020 en $7.1 billones USD. Pero antes que nada, ¿qué es el IoT? Si uno mira a su alrededor se encuentra con millones de dispositivos conectados que generan, distribuyen y analizan datos de su uso. Por ejemplo un carro, que reporta a la fábrica datos sobre el desgaste de sus partes, indica la causa de las fallas y genera notificaciones de garantía. Estas “cosas” interconectadas son el IoT. Y son el futuro de los negocios y la tecnología.

Carlos Medina, Presidente / Gerente General IBM Venezuela

Carlos Medina, Presidente / Gerente General IBM Venezuela

La gran red de dispositivos conectados crece a pasos agigantados; dentro de los próximos 5 años se espera que habrá 28 veces más sensores que personas en la tierra y más de 30mil millones de dispositivos en red. Esto plantea un hito para el desarrollo de tecnologías y un reto significativo para la analítica.

Al momento de procesar datos, nos enfrentamos a cuatro problemas principales. En primera instancia tenemos el volumen, hablamos de que cada día se generan 2.5 cuatrillones de bytes. Luego está el problema de veracidad; hasta el 70% de los datos de una empresa son elegibles para descartar. Después la variedad; los distintos tipos de datos, desde transacciones bancarias, hasta multimedia. Y, finalmente, la velocidad, es decir, la capacidad de procesar datos en tiempo para no dejar ir ventanas de oportunidad.

El Internet de las Cosas incrementa las dificultades anteriores en varios sentidos. Conectar dispositivos móviles, sensores, maquinaria industrial, etcétera, plantea un crecimiento exponencial en la generación de datos. El día de hoy se estima que hay tres Zettabytes en el mundo, (1 ZB equivale a un billón de GB), pero se espera que la cifra alcanzará 40 en tan sólo cinco años. Esto representa un alza anual de 800%, y la cifra se vuelve más notable si consideramos que actualmente, sólo tenemos la capacidad de analizar menos del 20% del universo total.

Si pensamos en el tema de la variedad, la dificultad se incrementa al integrar información de sensores climáticos, comportamiento de consumidores en smartphones, y reportes de inventario de almacenes y fábricas. Peor si se pretende realizar el análisis en tiempo real y aportando valor sustancial para negocios en una amplia gama de industrias. El reto, sin lugar a dudas, representa un obstáculo notable, pero la llegada de las tecnologías de cómputo cognitivo crea nuevas posibilidades para derivar valor de todo tipo de datos, tanto estructuradas como no.

El anuncio del lanzamiento de la unidad de IoT en marzo de 2015, se hizo de la mano de un compromiso de IBM por invertir $3 mil millones USD a lo largo de los próximos 4 años. El dinero será utilizado para el desarrollo de una plataforma en la nube capaz de integrar, de forma ágil y rápida, datos provenientes de un sin fin de dispositivos. Del mismo modo, se pretenden utilizar herramientas de cómputo cognitivo para facilitar la comunicación entre dispositivos y desarrollar soluciones que deriven valor para usuarios de negocio y consumidores finales.

En este sentido IBM en alianza con Cisco están trabajando con Puerto de Cartagena en Colombia, para supervisar las condiciones de su maquinaria, teniendo en cuenta factores como la temperatura, la velocidad de los motores y las horas de funcionamiento, para mejorar la eficiencia y los costes de mantenimiento a través de la nube. Se prevé que esta solución ayude al puerto a adelantarse a la degradación del equipo realizando el mantenimiento necesario y evitar así costosos fallos de la maquinaria.

Como centro de transbordo de la terminal de contenedores, el puerto envía bienes a casi 600 puertos en 136 países alrededor del mundo además la apertura del nuevo Canal de Panamá ha supuesto nuevos desafíos para todos los puertos de la región y ha hecho que la fiabilidad del servicio sea un factor clave para el éxito. Con estas nuevas aptitudes de IBM y Cisco, se consiguió información inmediata sobre el estado y las operaciones de cada uno de más de 47 neumáticos de caucho y 180 camiones esperando ser más productivos en los procesos de mantenimiento para asegurar que nuestra flota funcione de forma más eficiente y que los buques de carga entren y salgan del puerto sin problemas.

Por otra parte, es de destacar que el concepto de IoT no es del todo nuevo. La propuesta innovadora, entonces, no es conectar, sino ampliar la red y desarrollar soluciones que tengan impacto en, cada vez, un mayor número de áreas, desde administrativas e industriales, hasta económicas y sociales.

Este cambio de enfoque ha llevado beneficios a campos que anteriormente no hubiéramos imaginado. Tal es el caso de los wearables, que están transformando al sector salud. Estos dispositivos, entre otras cosas, ayudan a los doctores a tener un mejor seguimiento de la evolución de pacientes, sin que los segundos estén en internados en un hospital. Esto reduce costos, tanto para usuarios, que no tiene que cubrir los costos de hospitalización, como para el hospital, que no necesita preocuparse por la capacidad de su infraestructura.

La lista de casos continúa y las posibles transformaciones son infinitas. El Internet de las Cosas tiene un lugar sólido en el futuro de los negocios y el desarrollo social.